Sections

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]

Town Hall Sidebar

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

Creando Prosperidad Real

Los críticos del movimiento localista advierten que al comprar productos locales privamos a la gente del Sur Global de los trabajos que podrían rescatarlos de la pobreza. ¿Pero las multinacionales realmente están ayudando?

Hay sólo una cosa peor para el pobre en el Sur Global, se nos dice, que trabajar en una maquila: es la alternativa ningún trabajo. Esto es básicamente lo que el columnista Nicholas Kristof del New York Times afirmó recientemente. Si fuera cierto, entonces las campañas en el Norte a favor de las “compras locales” que disminuyen las importaciones podrían estar dañando a la gente más pobre del planeta.

Pero antes de aceptar esta historia desgarradora, pongamos los pies sobre la tierra de la economía global real.

Si hacemos a un lado los filtros de los medios corporativos, veremos que los pobres no están languideciendo en sus aldeas tristes y sucias villas miserias, simplemente esperando ser salvados por los gigantes corporativos del extranjero. Muchas personas pobres están creando ellas mismas el verdadero crecimiento laboral en gran parte del Sur Global. Ellos son los pequeños almaceneros, vendedores de la calle, y trabajadores caseros cuyos empleos constituyen lo que se denomina la “economía informal”, no contabilizada por las autoridades.

En Latinoamérica, 85% de los nuevos empleos creados durante los años 1990s fueron en este sector, no en el corporativo. Los puestos de trabajo informales representan más de la mitad de todos los trabajos en Latinoamérica y el Caribe, y tanto como el 80% en partes de Asia y África [1] .

"La economía informal no es algo de lo cual las corporaciones puedan hacer dinero,” me confió el emprendedor social Josh Mailman recientemente. “Por esta razón es invisible.”

Muchos de los trabajos que los pobres están creando no son del tipo que la minoría adinerada del extranjero podría imaginar individuos solitarios revolviendo la basura para, digamos, hacer funcionar un triciclo en Dhaka, o vendiendo frutas en las calles de Caracas.

Millones están trabajando juntos, a través de instituciones de micro-crédito y movimientos populares, para impulsar metas sociales y económicas. Entre las más grandes están el Grameen Bank de Bangladesh, en gran parte auto-financiado, el BRAC (antes el Bangladesh Rural Advancement Committee (Comité de Avance Rural de Bangladesh) y la Association for Social Advancement (Asociación para el Avance Social), cuyos micro-créditos combinados han sido otorgados aproximadamente a 16 millones de personas pobres, la mayoría mujeres, permitiéndoles a muchos crear sus propias empresas a nivel local2.

Grameen que en su mayor parte pertenece a sus beneficiarios informa que más de la mitad de las familias de sus prestatarias y prestatarios han “cruzado la línea de pobreza”. Asumiendo que los otros dos grandes esfuerzos de micro-créditos de Bangladesh están cerca de esta tasa de éxito, las iniciativas auto-dirigidas en las zonas rurales de Bangladesh han liberado de la pobreza a más de cuatro veces el número de personas empleadas en la industria textil de exportación, en donde los empleos precarios ofrecen de 8 a 18 centavos de dólar la hora.

En conjunto, el número de usuarios de micro-créditos a escala mundial muchos de los cuales están creando su propio trabajo equivale aproximadamente a cuatro veces la cantidad de 23 millones de personas empleadas directamente por todas las corporaciones multinacionales.

Solamente el BRAC emplea a casi 100.000 personas, no con el fin de devolver una ganancia a un inversor sino, como dice el BRAC, “con los objetivos gemelos de aliviar la pobreza y brindarle poder al pobre.” Con sus afiliados presentes en más de 140.000 organizaciones comunales de Bangladesh, el BRAC está creando no solamente servicios de salud y escolarización sino también sus propias pequeñas empresas: pesquerías, imprentas, laboratorios textiles, incluso una planta de sal yodada. Operan en mayor parte para el consumo local y están controladas por el propio BRAC.

Nosotros los ciudadanos del Norte pensamos en el capital global como el único generador de empleo. Pero más gente en el mundo es miembro de cooperativas alrededor de 800 millones, de los que poseen acciones en las compañías que cotizan públicamente3. Mucha gente está ayudando a construir economías controladas localmente. En las últimas tres décadas las mujeres de la India, por ejemplo, han construido una red de cooperativas lecheras, incrementando el ingreso de más de 11 millones de familias4. Compare estos con los 1 a 2 millones de puestos creados por el sector de alta tecnología en la India5.

Mundialmente, la membresía de las cooperativas se ha duplicado en los últimos 30 años, de acuerdo a la International Co-operative Alliance (Alianza Cooperativa Internacional), radicada en Génova. En Colombia, la cooperativa de atención sanitaria Saludcoop, es el empleador más grande de la nación, brindando servicios a un cuarto de la población6.

Y para aquellos que todavía ven al capital global como el salvador de los pobres, estoy tentada de responder, “¡enfrenten la realidad!” Incluso si ése fuera un camino al avance real, la inversión directa de Estados Unidos en el continente más pobre del mundo, África, de todas maneras es cercano a nada; representa cerca del 1% de todas las inversiones directas de Estados Unidos en el extranjero7.

Beneficios para el Norte y el Sur

Fortalecer la dimensión local de las economías del Norte no es una propuesta de todo o nada. Importar productos tropicales como el café y las bananas desde el Sur Global tiene sentido, como así también la importación de bienes artesanales, conectando culturas mediante la difusión de la belleza y el reconocimiento de la diferencia. El verdadero desafío es asegurar que las exportaciones no menoscaben la seguridad alimentaria básica, y que los productores exportadores obtengan un beneficio justo.

Esto significa, en parte, expandir el movimiento de comercio justo, el cual ya está haciendo una gran diferencia en la vida de más de un millón de granjeros y trabajadores de granjas. También significa enfrentarse al poder monopólico de los procesadores de alimentos como así también promover un mayor procesamiento local, para que una mayor parte del precio final permanezca en las comunidades del productor8. Hoy en día, por ejemplo, tan sólo un 10% del valor del café permanece en los países cafeteros, mucho más abajo del 30% que representaba tan sólo diez años atrás9.

Buscar con seriedad el fin de la pobreza en el Sur Global no significa interrumpir el alcance de las corporaciones globales. En cambio, podemos trabajar para remover las barreras que las políticas estadounidenses dominadas por las corporaciones colocan en el camino de las economías locales prósperas del extranjero: políticas tales como el NAFTA y los subsidios agrícolas estadounidenses que han ahogado a los productores de maíz en México con una inundación de maíz subsidiado de EE.UU.

Construyendo economías locales y vivientes aquí, nos ponemos hombro con hombro con las ciudadanas y ciudadanos del Sur Global.


Frances Moore Lappé es una editora colaboradora de YES! Ella es autora de “Democracy's Edge: Choosing to Save Our Country by Bringing Democracy to Life” (Al Filo de la Democracia: Eligiendo Salvar Nuestro País Dándole Vida a la Democracia).

Notas al Pie

Nota del Editor: algunas de las cifras de este artículo han sido actualizadas y difieren de la versión impresa.

Nota del Traductor: si bien se ofrece al lector una traducción al español de las citas que aparecen en este artículo, esto no quiere decir que el libro o artículo citado exista traducido al español; si tal cosa sucede, advertimos que su título pudiera diferir de la traducción realizada aquí.

1) Gustavo Capdevila, “Dim Outlook Despite Economic Growth, Says ILO” (Oscuro Panorama A Pesar del Crecimiento Económico, Dice ILO), 23 de Agosto de 1999, Génova.

“Los ingresos del sector informal, cruciales para la economía de la región, también cayeron un promedio de 1% desde 1990 a 1998; una tendencia que tiene grandes repercusiones, enfatizó el informe, ya que el 85% de los nuevos trabajos en Latinoamérica y en el Caribe fueron creados en el sector informal. En verdad, la creación de nuevos puestos de trabajo permaneció estancada el último año en la economía formal, mientras que el sector informal creció un 4,5%, principalmente debido al dinámico desempeño de las micro-empresas. La economía informal actualmente provee el 58,7% de los trabajos fuera del sector agrícola, del empleo formal en grandes firmas del sector privado 28,4%, y del sector público 12,9 %.

Ver también: Martha Alter Chen, “Women and Informality: A Global Picture, the Global Movement” (Mujeres e Informalidad: Una Visión Global, el Movimiento Global).

SAIS Review, Vol. 21, #1, Invierno-Primavera 2001, pp. 71-82, Johns Hopkins University Press.

“Aún antes de la crisis, las estadísticas oficiales indicaban que el sector informal representaba cerca de la mitad del empleo total no agrícola en el este de Asia, más de la mitad en Latinoamérica y el Caribe, y tanto como el 80 % en otras partes de Asia y en África. En términos de empleo urbano, el sector informal representaba bastante más de la mitad en África y Asia y un cuarto en Latinoamérica y el Caribe.

[Tabla 1] No sólo su tamaño sino también la contribución del sector informal en términos de ingreso es significativo en muchas regiones. Por ejemplo, en varios países de África, representa cerca del 30 % del ingreso total y más del 40 % del ingreso total urbano. La contribución del sector informal al producto bruto interno también es probablemente grande. Para aquellos países donde existen estimaciones, la participación del sector informal en el PBI no agrícola está entre un 45% y un 60%.”

2) La estimación de 16 millones se concluye por lo siguiente: el sitio web del Banco Grameen indica que posee 6,67 millones de beneficiarios, 97% de los cuales son mujeres. El número de beneficiarios de la ASA (Asociación para el Avance Social) se estima en un 4,6 millones (ver página 5 del reporte anual de la ASA, Junio de 2006). Los prestatarios del BRAC se estimaban en 4 millones en una declaración del representante de las Naciones Unidas en Bangladesh Dr. Iftekhar Admed Chowdhury, en una sesión informativa de la organización en “Micro-financiamiento y reducción de pobreza” en Nueva York, 13 de Octubre de 2005, y se informan en 5 millones en un comunicado de prensa del BRAC de Julio de 2006.

3) La estimación proviene de la Alianza Cooperativa Internacional y David Thompson, por largo tiempo analista y autor sobre el movimiento global de cooperativas.

4) “State of Food Insecurity in the World 2004(Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo 2004), FAO, Naciones Unidas, 26.

5) Una extrapolación moderada de una estadística dada por Vijay Joshi en “The Myth of India's Outsourcing Boom” (Los Mitos del Auge del Outsourcing de la India), publicada simultáneamente por el India Daily y el Financial Times, 16 de Noviembre de 2004, “La producción relacionada con la IT es actualmente menos del 1% del PBI. Lo que es más importante: el sector emplea menos de un millón de personas.”

6) Oscar Arias Sánchez, “The Cooperative Revolution” (La Revolución Cooperativa), Ode, Número 31.

7) S. Bowles, R. Edwards, F. Roosevelt, “Understanding Global Capitalism” (Comprendiendo el Capitalismo Global), 3ra. Edición (Oxford University Press, 2005), 400.

8) Para más información sobre el impacto de las opciones de Comercio Justo ver www.transfair.org.

9) Bill Vorley, Food Inc.: “Corporate Concentration from Farm to Consumer” (Alimentos S.A.: Concentración Corporativa de la Granja al Consumidor), UK Food Group, 2003, 24.

 
Email Signup
Valorando Nuestro Lugar – Declara la Independencia de     la Economía Global Corporativa
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Current Issue Footer

Personal tools