YES! Magazine Nominated for General Excellence. Read All About It.
Sections
Home » Issues » Estados Unidos más allá del bipartidismo » Crea tu propio lugar de trabajo

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]
link

HomeBannerAd_Bookshelf

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

Crea tu propio lugar de trabajo

Una agenda que pone a la gente en primer lugar: Trabajo

Miembros propietarios cooperadores, de izquierda a derecha, Bertha Naranjo, Guadalupe Serrato, Gloria Artega, Francesca Barua y Maria Rosales asistieron a la Conferencia Nacional de Trabajadores de Cooperativas de 2008 y dirigieron un taller sobre construcción de cooperativas abarcadoras, redes de trabajo locales, y estrategias por una completa participación de los inmigrantes latinos como miembros cooperadores. Foto de Irene Florez.
Miembros propietarios cooperadores, de izquierda a derecha, Bertha Naranjo, Guadalupe Serrato, Gloria Artega, Francesca Barua y Maria Rosales asistieron a la Conferencia Nacional de Trabajadores de Cooperativas de 2008 y dirigieron un taller sobre construcción de cooperativas abarcadoras, redes de trabajo locales, y estrategias por una completa participación de los inmigrantes latinos como miembros cooperadores.
Foto por Irene Florez

Maria Rosales siempre soñó con ser dueña de su propio negocio y tenía el conocimiento laboral para hacerlo. Ella creció ayudando a sus padres con el funcionamiento de un restaurante, un mercado y una granja en México, y después ayudó a su hermana con su trabajo en un negocio de exportación de bananas. Pero cuando Rosales inmigró a Estados Unidos, se encontró con que carecía de la educación formal y del capital para empezar su propio negocio. Entonces tomó un trabajo en una línea de ensamblaje de Silicon Valley.

La vida cambió años mas tarde para Rosales cuando se enteró de Women’s Action to Gain Economic Security (WAGES), una organización del área de la Bahía de San Francisco que ayuda a mujeres de bajos ingresos a iniciar negocios. El personal de WAGES la invitó a unirse a otras cuatro mujeres en el inicio de una cooperativa.

Bajo un modelo cooperativo de negocios, cada participante es al mismo tiempo trabajador y dueño de la empresa, compartiendo costos y ganancias equitativamente.

“Las cooperativas le brindan a más personas el acceso a la propiedad empresarial”, dice la directora ejecutiva de WAGES, Hilary Abell. Y proporcionan trabajos que priorizan el bienestar de los trabajadores.



Los miembros cooperadores ganan entre un 50 a un 100% más de lo que harían trabajando para una empresa de limpieza convencional. En promedio, sus ingresos domésticos se han incrementado en un 45%.

Esto es más importante que nunca en la débil economía actual, cuando las grandes empresas rebajan y subcontratan trabajos a países de salarios bajos. El desempleo en EE.UU. asciende actualmente a un 9,9 por ciento si se incluyen a los trabajadores que han abandonado la búsqueda de trabajo y a los subempleados. Añade en EE.UU. la población carcelaria, y la tasa es de 11,3 por ciento.

Para los empresarios, las obligaciones hacia los accionistas implican una búsqueda sin fin de menores costos, y eso a menudo significa que los empleados son dejados de lado.

Pero eso no puede pasar en una cooperativa, porque los trabajadores, administradores y accionistas son las mismas personas. Ellos no necesitan hacer grandes ganancias para los accionistas para permanecer en el negocio, y no hay presión para mantener los salarios bajos.

Las cooperativas también tienen la ventaja de necesitar sólo modestas cantidades de capital para empezar. “La gente puede combinar sus conocimientos y recursos”, dice Abell.

Desde el principio, Rosales y sus compañeros de trabajo tomaron las decisiones, incluyendo la de iniciar un servicio de limpieza.

WAGES entrenó a las mujeres para trabajar con productos de limpiezas seguros y naturales tales como vinagre, bicarbonato de sodio, y jabones a base de vegetales. Las mujeres, acostumbradas al uso de productos químicos perjudiciales, al principio se mostraron escépticas. Pero se convencieron cuando los productos funcionaron bien sin provocar los sarpullidos y dolores de cabeza que las habían asediado cuando usaban productos químicos de limpieza.

Eso ocurrió en 1999. Hoy Rosales trabaja como gerente general para Emma’s Eco-Clean, la compañía que ella empezó con otras mujeres de WAGES. El aumento de la demanda de todo lo ecológico ayudó a Emma's ampliarse a 25 trabajadores-propietarios. Mientras tanto, WAGES puso en marcha otras dos eco-empresas de limpieza y tiene previsto un cuarta.

Una de sus compañías, Natural Home Cleaning Professionals, anunció una ganancia anual de más de $90.000 el año pasado. Los trabajadores-propietarios votaron por recibir el 70 por ciento de esa suma en bonificaciones e invertir el resto para hacer crecer su negocio.

Compartiendo la riqueza
Mientras tiene éxito en algunos mercados, el modelo de negocios cooperativo enfrenta desafíos. Uno de ellos es que las cooperativas recién están comenzando a popularizarse en EE.UU., lo que significa que la financiación de nuevos proyectos es difícil, y la orientación para cooperativas jóvenes es escasa. Para ayudar a llenar el vacío, WAGES presta asesoramiento a los que tratan de iniciar una cooperativa. "No queremos que otras personas tengan que aprender de la manera difícil", dice Abell.

WAGES también comparte conocimientos de cooperativas a través de redes de cooperadoras locales, regionales y nacionales, entre ellos la United States Federation of Work Cooperatives, una organización de base fundada en 2004.

Otro reto es que cada trabajador-propietario de una cooperativa asume mucho más responsabilidad para la toma de decisiones que un empleado en un negocio convencional. Ellos deben estar preparados a votar sobre todos los temas, desde el presupuesto anual y las tarifas horarias tanto como si se le debe pedir que se vaya a un miembro con bajo rendimiento.

“Somos como una familia”, dice Rosales, y ello ayuda con la toma de decisiones.

También son importantes los objetivos que los miembros cooperadores comparten. Estos incluyen el ganar mejores salarios y beneficios que los que se ofrecen en otros puestos de trabajo disponibles para estas mujeres. “Yo trabajé por 11 años, y la mejor paga por hora que logré fue de $11”, dice Rosales. En Emma’s, “todo el mundo está haciendo de $12 a $15 por hora”.

El modelo cooperativo también se ha amortizado para Claudia Zamora, una trabajadora y propietaria en Natural Home Cleaning. Como Rosales, Zamora emigró desde México y trabajó en limpieza y en restaurantes antes de unirse a la cooperativa. Ella estaba asustada al principio—tuvo que contribuir con $400 para unirse, y tuvo que colaborar con otras siete mujeres en un préstamo de $14.000. Pero los beneficios valieron la pena.

Zamora fue capaz de comprar una casa, y ella puede organizar su horario en torno a las necesidades de sus dos hijos, de cinco y ocho años de edad.

Para Rosales, una de sus mayores recompensas es el orgullo que su familia siente por su trabajo. Su hija mayor, una estudiante universitaria de último año de 21 años, habla de su mamá con sus amigas. “Ella me envía e-mails, y dice cuánto me admira y aprecia el arduo trabajo que hago”, dice Rosales.

También es importante el fortalecimiento y los conocimientos empresariales que Rosales ha ganado. “Siento que ahora puedo hacer todo tipo de negocios con la experiencia que logré aquí”, dice ella.

A medida que los puestos de trabajo en la economía de las empresas desaparecen en el exterior o son víctimas de los recortes de personal, los trabajadores pueden optar por crear sus propios trabajos a través de cooperativas que pueden controlar.


Layla Aslani escribió este artículo para Estados Unidos más allá del bipartidismo, la edición del otoño 2008 de YES! Magazine. Layla es una pasante redactora en YES!.

Interesad@? www.wagescooperatives.org

Photo of Layla Aslani

 

Email Signup
Estados Unidos más allá del     bipartidismo
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Subscribe Generic Utne Award

Personal tools