Sections
Home » Issues » Acción por el clima » ¿Por qué sonríe Costa Rica?

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

¿Por qué sonríe Costa Rica?

Este país centro americano lidera el índice de países felices.

Ninos en Costa Rica, photo by Susan Hardman

El HIP (índice de planetas felices) de la Fundación Nueva Economía determinó que Costa Rica es el país más ecológico y feliz del mundo. El HIP tiene en cuenta tres variables: la felicidad, la huella medioambiental y la esperanza de vida.

Foto de Susan Hardman.

Un niño que se cría en Costa Rica crece rodeado de uno de los más bellos y variados paisajes del mundo. El gobierno de este pequeño país centroamericano quiere que esto siga siendo así. Pero conservar el país de los bosques tropicales no es el único objetivo de Costa Rica. El gobierno quiere asegurarse de que todos los habitantes tengan acceso al sistema sanitario y a la educación, y el gobierno promueve activamente la paz en el mundo. Así que cuando la Fundación de la Nueva Economía publicó su segundo Índice de países felices, un listado de países basado en el impacto al medio ambiente y la salud y felicidad de sus habitantes, el número uno fue para Costa Rica, con una población de 4 millones.

El puesto de Estados Unidos es el 114.

¿Qué pueden enseñarnos nuestros vecinos del sur acerca de la felicidad, longevidad y la sostenibilidad medioambiental?

“Costa Rica disfruta de una posición privilegiada como país de clase media donde sus habitantes tienen sufiente tiempo libre y numerosas relaciones interpersonales” dice el catedrático de economía Mariano Rojas. “ Un nivel medio de ingresos permite a la gran mayoría de los costarricenses satisfacer sus necesidades básicas. La intervención del gobierno en economía hace que todos los habitantes de Costa Rica tengan acceso a la educación, sistema sanitario y comida”. Los constarricenses, añade, no han comenzado la “carrera hacia el status y el consumismo exacerbado”.

Creado en el año 2008, el “Happy Planet Index” (índice de planetas felices) examina la felicidad sostenible a nivel nacional, evaluando 143 países de acuerdo con tres principios: La felicidad de los habitantes, la esperanza de vida y la cantidad de recursos del país que se consume por habitante. El HPI multiplica los años de esperanza de vida por el nivel de satisfacción (según Gallup Poll y World Values Survey), para obtener “años de vida feliz”. ( La huella ecológica, a su vez, mide cuánta tierra y agua se necesita por persona).

El índice de planetas felices (HIP) “desglosa la economía en lo que realmente importa,” dice el investigador de la Fundación de la Nueva Economía (New Economics Foundation) Saamah Abdallah. Mide “ lo que entra, en términos de uso de recursos, y los resultados que son importantes, como vidas con felicidad y salud para todos. De esta manera, se nos recuerda que la economía está ahí para un propósito—y ese propósito es mejorar nuestras vidas”.

Abdallah insiste en la importancia de la familia, amigos y el capital social de la comunidad. Las personas que vive en países con niveles de riqueza material más altos a menudo se presentan como menos felices que la gente que vive en países menos ricos pero con lazos sociales más fuertes. De acuerdo con el HPI, un costarricense tiene una cuarta parte de impacto medioambiental que una persona de Estados Unidos.

Estados Unidos es un país donde el capital social está disminuyendo, de acuerdo con un estudio dirigido por el economista Stefano Bartolini.

“No es sorprendente que el capital social esté cayendo en EEUU” dice Abdallah. “Los estadounidenses son los que más horas trabajan en todo el mundo occidental y tienen las vacaciones más cortas. Se pasan todo el tiempo ganando dinero en lugar de construir vínculos sociales, que son tan importantes para sentirse bien”.

La Importancia de la Paz

La paz nacional e internacional ha sido durante mucho tiempo una prioridad en Coata Rica. En 1948 el país eliminó el ejército, pudiendo así invertir más dinero en salud y educación. Su Universidad de la Paz se estableció en 1980 y ofrece estudios de máster en paz y conflictos así como continuos talleres—como uno recientemente sobre la responsabilidad corporativa impartido a los ejecutivos de empresas internacionales.

Obama en Costa Rica, foto de Pete Souza

El presidente Barack Obama saluda al presidente de Costa Rica Oscar Arias durante una recepción en la Cumbre de las Américas en Puerto España, Trinidad el 17 de abril de 2009.

Foto de Pete Souza para La Casa Blanca.

En Septiembre de 2009 el gobierno de Costa Rica creó el Ministerio de Justicia y Paz, enfatizando el papel de la promoción de la paz y la resolución de conflictos para prevenir la violencia. Poco después, el país organizó la cumbre de la Alianza Global en 2009 para Ministerios y Departamentos de Paz, donde representantes de 40 países se reunieron para trabajar en el desarrollo de las infraestructuras para la paz en sus respectivos gobiernos.

Una pieza importante de la promoción de la paz en Costa Rica es la Fundación Rasur, que organizó y presionó a la autoridad para la creación del Ministerio de Justicia y Paz. Rasur es un profesor en un poema costarricense que dice a un grupo de niños: “ Antes de dirigir el rayo al cielo, debemos controlar las tormentas de nuestros propios corazones”. A través de la Academia de la Paz, la Fundación Rasur trabaja con el Ministerio de Educación de Costa Rica para introducir técnicas para resolver conflictos y “hacer la paz” en los colegios costarricenses.

El presidente de Costa Rica Oscar Arias Sánchez, ganador del premio Nobel, visitó la Cumbre y el la página web de la Fundación aparece una de sus citas:
“La Paz no es un sueño. Es una ardua tarea. Debemos empezar a buscar soluciones pacíficas a los conflictos diarios con la gente que nos rodea. La Paz no empieza en la otra persona; comienza en cada uno de nosotros”.

Hay poca diferencia en la esperanza de vida basada en los niveles de ingresos, a diferencia de EEUU. Costa Rica no sólo está informando acerca de vidas felices, sino que están viviendo vidas largas. En el segundo aspecto de HIP, longevidad, Costa Rica marcó una media de 78.5 años de vida en comparación con 77.9 de EEUU. Algunos estudios han sugerido que los hombres de Costa Rica viven más que en cualquier otro punto del planeta. Investigadores del Sistema de Salud Pública de Harvard han encontrado unas diferencias enormes en la esperanza de vida en EEUU, dependiendo de la raza, ingresos, ubicación y otros factores.

La península de Nicoya en Costa Rica en una de las “zonas azules” del mundo—lugares donde los habitantes suelen vivir más de 100 años. Los residentes de estas zonas normalmente comen bien, hacen mucho ejercicio y tienen una predisposición genética a la longevidad. A lo largo del país, los costarricenses se benefician de la combinación de seguros públicos y privados. Costa Rica promueve la buena salud entre sus habitantes incluso antes de que nazcan, mandando médicos y enfermeras a las zonas rurales para proporcionar atención prenatal y enseñar a los padres cómo criar  niños sanos.

Protegiendo el paisaje

Una playa de Costa Rica, foto de
 Susan Hardman

Es quizá el país más verde del mundo, pero Costa Rica todavía lucha por ser un país que se sotiene económicamente gracias a inversiones corporativas y a su vez exige a esas mismas corporativas que sigan unas directrices ecológicas.

Foto de Susan Hardman.

La promoción de la paz y la saluz del gobierno de Costa Rica para sus habitantes se extiende a una relación pacífica y saludable con el planeta. La huella ecológica indica que “el país sólo fracasa levemente en alcanzar la meta de consumir su parte justa de los recursos naturales de la Tierra”, de acuerdo con el índice de países felices.

Costa Roca tiene técnicas pioneras en gestión de la tierra, reforestación y alternativas a los combustibles fósiles.

Estimulado por la rápida deforestación de sus selvas vírgenes debido a la tala y a la agricultura, el país comenzó a convertir parte de su territorio en parques nacionales en la década de los 70 y prohibió la exportación de ciertos árboles. Aún así, en 1987 , la tala ilegal, la ganadería y el desarrollo había reducido las selvas del país del 73% al 21%. Así que en 1996 Costa Rica presentó el Pago por Servicios Mediomabientales (PES en inglés). Los importadores de petróleo y agua  embotellada y plantas de aguas residuales tienen que pagar en la actualidad un impuesto especial para hacer negocios en el país, mientras que otras empresas contribuyen a través de un impuesto voluntario por las emisiones de carbono. El dinero se utiliza para pagar a gente local para proteger los árboles, el agua y el suelo de su entorno evitando así la ganadería y la tala ilegal.

El programa PES ha tenido resultados mixtos. En algunas zonas, la ganadería y la tala ilegal sigue siendo más rentable, y el gobierno ha tenido que luchar para conseguir el dinero suficiente para financiar el programa. Pero en general, debido a las nuevas políticas ambientales del país, incluyendo un programa patrocinado por las Naciones Unidas para la plantación masiva de árboles  iniciado en 2007, más de la mitad del territorio de Costa Rica está de nuevo cubierto con selva tropical.

En un nuevo esfuerzo de ser ecológico, el país ha prohibido la extracción de petróleo dentro de sus fronteras y realiza grandes inversiones en fuentes de energía renovables como la eólica, hidroeléctrica y geotérmica, que proporcionan el 95 por ciento de su energía en la actualidad. En la capital, San José, los vehículos sólo se permiten en el centro de la ciudad determinados días, dependiendo del número de matrícula. Se tiene prevista la construcción de una línea de ferrocarril para pasajeros que reducirá la contaminación producida por los automóviles. El país se ha comprometido a reducir totalmente las emisiones de carbono para el año 2021, el año de su bicentenario.

"La postura de Costa Rica es que todos tenemos que hacernos presentes en la cuestión del cambio climático", dijo Gerardo Mondragón en una entrevista telefónica con YES! Magazine. Mondragón forma parte de Paz con la Naturaleza (Peace with Nature), una agencia que asesora al Presidente Arias en la planificación ecológica. "Queremos expandir el mensaje de que todos los países tienen que apoyarse mutuamente en el presente, y en particular, los países industrializados deben apoyar a los países que tienen iniciativas claras".

Los críticos a la política verde de Costa Rica, como Rachel Godfrey Wood del Consejo de Asuntos Hemisféricos, han señalado que ninguna cantidad de plantación de árboles puede deshacer el daño causado por los combustibles fósiles.

La organización constarricense de conservación  FECON publica regularmente en su página web información sobre los continuos problemas ecológicos en Costa Rica: la tala de árboles por los terratenientes, las plantaciones de piña que causan la erosión del suelo y contaminan el agua potable de la comunidad con pesticidas, y un nuevo desarrollo minero en Las Crucitas que preocupa a los residentes locales por el envenenamiento de cianuro en la región. Otra controversia estalló recientemente en una región llamada Las Baulas, donde los ecologistas temen que el desarrollo supondrá una amenaza para la población de tortugas.

"Tenemos que tomárnoslo con calma", dijo Mondragón acerca de los retos medioambientales a los que aún  se enfrenta Costa Rica. "Pero tenemos que dejar que la gente sepa lo que está pasando". Culpó al proyecto minero Las Crucitas de basarse en leyes anticuadas que no dan a Costa Rica la protección suficiente de daños ambientales cometidos por empresas que trabajan dentro de sus fronteras. "Es necesario cambiar estas leyes para que el desarrollo pueda continuar de una manera equilibrada".

Con una democracia estable durante el siglo pasado, Costa Rica ha sido considerada un "negocio fácil". A pesar de que las plantaciones de plátano grande, piña y café no han desaparecido, el ecoturismo y empresas de alta tecnología han invertido cada vez más en Costa Rica.

Sin embargo, una reciente lucha entre partidarios y opositores del CAFTA, el Tratado de Libre Comercio de América, que el año pasado pasado puso de relieve las divisiones sobre la cuestión de la liberalización de las leyes comerciales. En un bando están  los que como el Presidente Arias, apoyan el CAFTA porque creen que traerá más inversiones extranjeras, en el otro bando están los que temen que la liberalización del comercio y la privatización permitirá a las empresas evadirse de  las leyes medioambientales o laborales de Costa Rica. La controversia sobre el CAFTA ilustra un dilema innato en la estrategia verde de Costa Rica: ¿Cómo puede un país que depende de la inversión empresarial para su supervivencia económica, demandar que esas mismas empresas cumplan con las pautas ecológicas del país? ¿Y qué influencia tiene en el cumplimiento de estas directrices?

Ningún país, ni siquiera Costa Rica con su puesto número 1, ha alcanzado el objetivo de "one planet living", objetivo que según los creadores del Índice del Planeta Feliz todos deberíamos aspirar: consumir nuestra parte justa de los recursos de la Tierra. "Queremos que las naciones, regiones y ciudades examinen su bienestar y su impacto ambiental", dice Abdallah de la Fundación Nueva Economía. "Nos gustaría recalcar que una buena vida no tiene por qué perjudicar a la Tierra y que un planeta vivo puede significar una vida mejor".


Lisa GarriguesLisa Gale Garrigues escribió este artículo para Acción por el clima, la edición de invierno de 2010 de YES! Magazine. Lisa es editora en YES!Magazine. Ha escrito sobre America Latina para YES!Magazine, Indian Country Today, Pacific News Service, Tikkun, elatico.com entre otros medios.

 

Email Signup
Acción por el clima
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Current Issue Footer

Personal tools