Sections
Home » Issues » Alimentos para todos » Cultivando energía en un desierto alimentario urbano

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

Cultivando energía en un desierto alimentario urbano

Will Allen está llevando a la agricultura y a los alimentos frescos nuevamente a los vecindarios de la ciudad.

Will Allen muestra algunos de los 10.000 peces que crecen en uno de los tanques aquapónicos de Growing Power, de 1,20 metros de profundidad y 37.000 litros de capacidad. Los residuos de los peces alimentan verduras y tomates. Las plantas purifican el agua para los peces, y éstos finalmente van al mercado. Foto por Ryan Griffis temporarytraveloffice.net
Will Allen muestra algunos de los 10.000 peces que crecen en uno de los tanques aquapónicos de Growing Power, de 1,20 metros de profundidad y 37.000 litros de capacidad. Los residuos de los peces alimentan verduras y tomates. Las plantas purifican el agua para los peces, y éstos finalmente van al mercado.
Foto por Ryan Griffis temporarytraveloffice.net

En las afueras al norte de Milwaukee, en un barrio de casas de la post-guerra, cerca del complejo de vivienda pública Park Lawn, se encuentran 14 invernaderos organizados en 8.000 m2 de tierra. Esto es Growing Power, el único terreno dentro de los límites de la ciudad de Milwaukee designado como zona agrícola.

Fundada por Will Allen, ganador de la “beca para genios” de la Fundación MacArthur, Growing Power es una activa granja que produce toneladas de alimentos cada año, un punto de distribución de alimentos, y también un centro de capacitación. Además es el núcleo de una creciente red de centros alimentarios comunitarios similares, que incluye una sucursal en Chicago dirigida por la hija de Allen, Erika. Growing Power se encuentra en lo que Allen llama un "desierto alimentario", un sector de la ciudad que carece de tiendas de comestibles de servicio completo, pero repleta de empresas de comida rápida, licorerías, y tiendas de conveniencia que venden en su mayor parte refrescos y dulces. Growing Power es un oasis en ese desierto.

Los padres de Allen eran aparceros en Carolina del Sur hasta que compraron la pequeña granja en Rockville, Maryland, donde Allen se crió. "Mis padres fueron la mayor influencia en mi vida", dice Allen. "No teníamos televisión, y dependíamos de una estufa a leña, pero éramos conocidos como ’la familia de la comida’ porque teníamos tantos alimentos. Podíamos alimentar a 30 personas para la cena."

En la secundaria fue un jugador sobresaliente de baloncesto, luego jugó para la Universidad de Miami, y jugó profesionalmente con la American Basketball Association en Europa. De imponentes dos metros de alto, con bíceps del tamaño de Schwarzenegger y rasgos cincelados, Allen parece estar listo para volver a la cancha en cualquier momento.

Tras algún tiempo trabajando como ejecutivo de Kentucky Fried Chicken y Proctor and Gamble, regresó a sus raíces familiares. "Nunca quise hacer una carrera en el mundo corporativo, pero quería ser capaz de ofrecer una buena educación para mis hijos", explica. "En el momento adecuado, los niños estaban en lac universidad y surgió la oportunidad de comprar la granja y empezar Growing Power", recuerda Allen. "Desde un punto de vista espiritual, todo salió bien; era algo natural, algo que quería hacer."

Cultivando alimentos
Desde 1993, Allen se ha concentrado en el desarrollo del proyecto de agricultura urbana de Growing Power, que cultiva verduras y frutas en sus invernaderos, cría cabras, patos, abejas, pavos, y—en un sistema aquapónico diseñado por Allen—tilapias y percas de los Grandes Lagos. En total, 159 variedades de alimentos.

Growing Power también tiene una granja de 16 hectáreas en Merton, a 45 minutos de Milwaukee, con dos hectáreas dedicadas al cultivo intensivo de hortalizas y el resto utilizada para cultivar sustentablemente heno, pasto y leguminosas que sirven de alimento para el ganado de la granja urbana.

Allen ha tomado los conocimientos que obtuvo durante su infancia en la granja y los ha suplementado con lo último en técnicas sustentables y su propia experimentación.

Growing Power transforma en abono más de 2.700 toneladas de residuos orgánicos al año, incluyendo los residuos de la propia granja, material procedente de los distribuidores locales de alimentos, los granos desperdiciados en una cervecería local, y los sedimentos de un café local. Allen cuenta entre sus animales de cría a las “wiggler”, lombrices rojas que convierten aquella basura en el humus de lombriz "Oro Negro de Milwaukee".

Allen parece tener un deleite especial en meter sus manos, del tamaño de palas, en la rica mezcla de tierra y lombrices de los invernaderos de Growing Power. "No puedes cultivar nada sin buena tierra", le predica a un grupo que recorre el proyecto.

Allen diseñó un sistema aquapónico que construyó por sólo $ 3.000, una fracción de los $ 50.000 que costaría un sistema comercial. Además de tilapias, un pez común en la piscicultura, Allen también cría percas amarillas, un pez que alguna vez formó parte de la dieta básica de Milwaukee. La contaminación y el exceso de pesca acabaron con la pesca de la perca en el Lago Michigan; Growing Power pronto hará que este favorito local se encuentre disponible nuevamente. Los peces son criados en tanques de casi 38.000 litros donde 10.000 pececillos se desarrollan hasta lograr el tamaño de mercado en tan sólo nueve meses.

Pero los peces son tan sólo uno de los productos del sistema aquapónico de Allen. El agua de los acuarios pasa por una cama de grava, donde los residuos se descomponen para producir una forma de nitrógeno que las plantas pueden utilizar. La cama de grava soporta un cultivo de berros, que ayuda a filtrar aún más el agua. El agua rica en nutrientes es entonces bombeada a unos depósitos elevados para alimentar los cultivos de tomates y verduras.

Las plantas extraen los nutrientes mientras las lombrices en la tierra consumen las bacterias del agua, la cual surge prácticamente prístina y fluye nuevamente hacia los acuarios. Este sistema de crecimiento vertical multiplica la productividad del limitado espacio de la granja.

"Growing Power es probablemente el proyecto agrícola urbano líder en Estados Unidos", dice Jerry Kaufman, un profesor emérito en planificación urbana y regional en la Universidad de Wisconsin-Madison. "De lo que Growing Power se trata no es de pura charla sobre lo que hay que cambiar; es la realización de estos cambios."

Cultivando comunidad
Simplemente cultivar esa cantidad de comida en un espacio pequeño es un logro notable. Pero es sólo el comienzo de la misión de Growing Power. "La baja calidad de los alimentos resulta en diabetes, obesidad, y enfermedades causados por los alimentos procesados", sostiene Allen. "Los pobres no son educados acerca de la nutrición y no tienen acceso a las tiendas que venden alimentos nutritivos, y acaban con diabetes y enfermedades del corazón."

Cultivar comida sana es parte de un proyecto de transformación más grande que creará una sociedad más justa, opina Allen.

También trabaja en la Iniciativa Cultivar Alimentos y Justicia, una red nacional de cerca de 500 personas que combate lo que él llama "el racismo alimentario", la negación estructural de alimentos sanos a los vecindarios pobres afro-americanos y latinos. "Uno de nuestros cuatro objetivos estratégicos es desmantelar el racismo en el sistema alimentario. Tal como existe discriminación en los préstamos financieros, también se encuentra en las tiendas de comestibles, negando el acceso a la gente de color al ubicar estas tiendas fuera de las comunidades minoritarias."
El ganador de la
El genio de MacArthur, Will Allen, y su hija Erika, fotografiados en enero en el invernadero aquapónico de las instalaciones de Growing Power de Milwaukee, minutos antes de que iniciaran una conferencia internacional de capacitación. Los brotes en el primer plano se encuentran sobre una trinchera llena de agua de 1,22 metros de profundidad, que contiene 10.000 tilapias y percas amarillas.
Foto por Peter DiAntoni for YES! Magazine

La tienda en la granja de Milwaukee de Growing Power es el único lugar en kilómetros a la redonda que vende verduras frescas, huevos, carne de vacuno alimentado con pasto, y miel casera. Incluso en invierno, los clientes encuentran los estantes hechos a mano y los viejos refrigeradores abarrotados con verduras recién cortadas.

La codirectora de Growing Power Karen Parker, quien ha trabajado junto a Allen desde que se inició el proyecto, dice: "Es una cosa maravillosa cambiar la vida de las personas al cambiar lo que están comiendo". Parker cree que sus padres hubieran vivido mucho más tiempo con una dieta más saludable. Siente un profundo orgullo en la provisión de alimentos frescos y sanos. "El verano pasado durante el problema de la salmonela con los tomates, fui capaz de decirles a los clientes, 'Ustedes no tienen de qué preocuparse. Estos tomates se cultivaron aquí mismo’. Pronto se vendieron todos los tomates que teníamos."

Growing Power suplementa sus propios productos con alimentos de la Cooperativa Agropecuaria de Rainbow, que Allen inició al mismo tiempo que Growing Power. La cooperativa está formada con alrededor de 300 granjas familiares en Wisconsin, Michigan, en el norte de Illinois, y en el sur. Los agricultores sureños, que son principalmente afro-americanos, hacen posible ofrecer frutas y hortalizas frescas durante todo el año. Los vegetales van a las populares Canastas de Mercado “de la granja a la ciudad”, de Growing Power. Una semana de producción de verduras de 12 a 15 variedades cuesta $16. Una canasta "Junior/Senior" de $9, con pequeñas cantidades del mismo producto, también está disponible.

Todos los viernes, Growing Power entrega de 275 a 350 Canastas de Mercado con comida para más de 20 agencias, centros comunitarios, y otros sitios alrededor de Milwaukee para su distribución. Bernita Samson, una jubilada de 60 años con ocho nietos, cogió el hábito de la Canasta de Mercado de su hermano y su madre. "Me encanta descubrir lo que viene en mi bolsa cada semana", dice. "En la cena del domingo mis nietos me dicen, '¡Oh, abuela, esto está bueno!' Realmente les gusta lo que ellos llaman "papas aplastadas”.

Para Samson, Growing Power no sólo proporciona alimentos sanos, sino también una fuente vital de comunidad. "A veces la tienda [de Growing Power] está tan abarrotada los sábados que no puedes ni meterte. Ir allí te da la oportunidad de conocer gente y charlar".

Growing Power es también una fuente de 35 puestos de trabajo bien remunerados en una zona de alto índice de desempleo. El personal de Growing Power es muy diverso, una mezcla de jóvenes y ancianos, afro-americanos, blancos, asiáticos, indígenas americanos, y latinos, con historias de trabajo increíblemente variadas. Todos viven cerca. La co-directora Karen Parker, una mujer afro-americana de mucha energía que irradia calidez, ya sea al saludar a su nieta de 6 años o dando la bienvenida a voluntarios, señala que algunos empleados son ex-profesionales que han abandonado el entorno de alto estrés de las empresas, el trabajo social, y otros campos. En Growing Power encontraron un nuevo tipo de satisfacción en la mezcla de duro trabajo físico y planificación atenta sobre la base de una investigación científica. Otros fueron obreros y agricultores, o son recientes graduados universitarios. Todos encuentran satisfacción al transformar la forma en la que se alimentan los estadounidenses.

Loretta Mays, de 21 años, que trabaja en el departamento de marketing, sólo tenía 14 años cuando Karen Parker la contrató en el programa de Grupos Juveniles de Growing Power. "Es una buena experiencia de aprendizaje, y aprendes la importancia de la buena comida. Nunca entendí cómo se cultivaban los alimentos. Ahora digo: 'Wow, puedo cultivar mi propia huerta'."

Cultivando juventud
Cuatro escuelas secundarias y preparatorias llevan a los estudiantes a Growing Power para aprender sobre agricultura y vermicultura (la crianza de las lombrices) y para comer los alimentos que han cultivado. El impacto puede cambiar la vida de los niños.

Anthony Jackson comenzó a trabajar en Growing Power cuando tenía 14 años, y dedicaba la mitad de sus ingresos a la ropa escolar y la otra mitad a una cuenta bancaria que abrió su iglesia. A los 20, se fue a la universidad.

"Aprendí una buena ética del trabajo—que las cosas no llegan fácilmente", dice sobre su tiempo en Growing Power. "Verás a Will haciendo las mismas cosas que él te pidió hacer."

La experiencia ayudó a enfocar su educación universitaria. "Al principio, la importancia de la alimentación sana realmente no me produjo gran efecto", dice. "Pero cuando obtuve una licenciatura en recursos naturales, llegó a significar mucho más." Jackson, ahora de 29 años, todavía mantiene una fuerte conexión, comprando en Growing Power y asistiendo a sus talleres.

Trabajar con los jóvenes en la comunidad es fundamental para el trabajo de Growing Power y sus esperanzas para el futuro. Ofrece durante todo el año actividades de jardinería para niños de 10 a 18 años de edad en su sede central en Milwaukee, y ofrece una escuela de verano con experiencia agrícola en su parcela de Merton, junto a Camp Mason del Club de Niños y Niñas. Growing Power recientemente alquiló dos hectáreas de la Escuela "Maple Tree" de Milwaukee y construyó un jardín comunitario en colaboración con la escuela. Growing Power también ayuda a los huertos escolares en la Urban Day School y en la University School of Milwaukee.

"Para los niños, preparar su propia tierra, cultivar sus propios alimentos y luego llegar a comerlos, es un experiencia muy poderosa," dice Will Allen. "No hay nada como la experiencia práctica para los niños que se aburren en la escuela. Se emocionan acerca de lo que aprenden y luego llevan esa emoción a sus clases."

Growing Power en Camino
El éxito producido en Milwaukee no es suficiente para Allen. En palabras de un comunicado de la misión de la organización, Growing Power pretende nada menos que: "crear un mundo justo, logrando seguridad alimentaria en cada comunidad". Para demostrar que las técnicas pioneras en Milwaukee pueden funcionar en cualquier lugar, Growing Power está ayudando a crear cinco proyectos en zonas empobrecidas en varias partes de los Estados Unidos, incluyendo centros de capacitación en Forest City, Arkansas; Lancaster, Massachusetts; y Shelby y Mound Bayou, Mississippi.

Erika Allen está continuando una tradición agrícola familiar de 400 años en el proyecto Growing Power de Chicago. Foto por Scott Strazzante for YES! Magazine
Erika Allen está continuando una tradición agrícola familiar de 400 años en el proyecto Growing Power de Chicago.
Foto por Scott Strazzante for YES! Magazine

La mayor aplicación del modelo de Growing Power se encuentra en Chicago, donde Erika Allen, la hija de Will, está continuando la tradición familiar. El proyecto de Chicago se inició en el complejo de vivienda pública Cabrini-Green, donde las técnicas de Growing Power ayudaron a la Cuarta Iglesia Presbiteriana a transformar una cancha de baloncesto en un próspero jardín comunitario impulsado por las amadas lombrices rojas de Will Allen. Growing Power también tiene una finca de 2.000 m2 en Grant Park, en el corazón de Chicago. El proyecto de Grant Park se centra en la capacitación laboral para los jóvenes, involucrándolos en todos los aspectos del cultivo de 150 variedades de hortalizas, hierbas y flores comestibles que la granja vende en los mercados de agricultores de Chicago y a través del programa de Canastas de Mercado “de la granja a la ciudad”, como el iniciado en Milwaukee.

Después que Erika Allen, de 39 años, obtuvo una licenciatura en terapia artística, pasado un tiempo resolvió volver a la tradición agrícola de su familia, que ella cree que se remonta a unos 400 años. "Yo estaba muy influenciada por esa tradición, y me inspiró mucho," dice. "Fue una forma de aprendizaje para honrar a mis antepasados".

Pero ella no le ha dado la espalda a sus impulsos artísticos. "Con mi amor por el arte, el proyecto Grant Park es una oportunidad para integrar a los dos: con los colores, el diseño, y las texturas de las plantas".

El elemento más importante, dice, es "ver cómo inspira a otras personas. Cuando la gente en las comunidades como Detroit sufre realmente, podemos mostrarles lo que hicimos en Chicago, con mujeres y un grupo de adolescentes".

Erika Allen dice que el trabajo de involucrar a la gente en la producción y distribución de alimentos saludables en los desiertos alimentarios de Chicago forma parte del trabajo de equilibrar el poder en la sociedad estadounidense. "Nuestro trabajo se infunde con la justicia social, la lucha contra el racismo y la opresión."

La misma hambre de justicia impulsa la visión de Will Allen de cambiar el sistema alimentario. "¿Cómo llevar nuestro modelo y nuestra visión alrededor del mundo?" se pregunta Allen. "Se necesitan algunos soldados que se conviertan en agentes de cambio. Hemos capacitado a montones de gente."

Cada año, 10.000 personas recorren las granjas de Growing Power. Cerca de 3.000 jóvenes y adultos de todo el mundo participan en sesiones formales de capacitación, aprendiendo cómo construir sistemas aquapónicos, construir "casas de aro" (invernaderos de bajo costo cubiertos de plástico), usar compost para calentar los invernaderos, usar gusanos para convertir residuos en rico fertilizante, y todas las otras técnicas de baja tecnología que Growing Power ha desarrollado o adaptado.

Allen obtiene un placer evidente al ver a la gente alimentándose sanamente en grandes cantidades, al igual que sus padres hicieron en su pequeña granja. Pero él dice que logra su satisfacción más profunda de la sensación de cambiar la vida de otras personas perjudicadas por el actual sistema alimentario y las desigualdades que refleja. "Yo no hago las cosas para satisfacerme a mí mismo", afirma con firmeza. "Esto es lo que estoy haciendo para muchas personas ahí afuera".
Roger Bybee escribió este artículo como parte de Alimentos Para Todos, la edición de Primavera de 2009 de YES! Magazine. Roger es escritor, con sede en Milwaukee, y ha sido activista durante 40 años. Su trabajo ha aparecido en las refistas Z, Dollars & Sense, Multinational Monitor, The Progressive, y en otros lugares. Photo of Roger Bybee
spacer
Email Signup
Alimentos para todos
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Current Issue Footer

Personal tools