Sections
Home » Issues » Desafía el poder de las corporaciones » Debra Harry lucha por el conocimiento indígena

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

Debra Harry lucha por el conocimiento indígena

Debra Harry, IPCB
Debra Harry
Los pueblos indígenas luchan contra los piratas corporativos

El libre mercado supuestamente recompensa la innovación, pero las nuevas ideas son difíciles de conseguir. Así que a muchas corporaciones les resulta más fácil simplemente capturar conocimiento tradicional, patentarlo, estamparlo con sus logotipos, y venderlo.

En esto consiste la piratería corporativa, y entre aquellos que lideran la lucha contra él está Debra Harry, que pertenece al tribu Paiute del Norte, en Pyramid Lake, Nevada. Harry lidera el Consejo de Pueblos Indígenas sobre Biocolonialismo (IPCB), una organización que lucha por el derecho de los pueblos indígenas a poseer y proteger su saber tradicional.

Un ejemplo clásico de biopiratería, dice Harry, es el cactus Hoodia, que el pueblo San de África del Sur ha utilizado tradicionalmente para evitar el hambre durante sus largos viajes de caza. Esperando lograr una droga anti-obesidad de gran venta, el gobierno de Sudáfrica patentó el P57, el ingrediente supresor del apetito en el Hoodia, y formó sociedad con las empresas farmacéuticas Phytopharm y Pfizer para desarrollar la droga—todo sin el conocimiento ni el consentimiento de los Sans. Luego de la protesta internacional, los San se aseguraron una parte de los beneficios, la cual equivale a menos de un 0,003 por ciento de las ventas netas. Y la parte de los Sans proviene de la porción de beneficios del gobierno, mientras que la cuota corporativa no se toca.

“Casi todo proyecto de investigación genética tiene un motivo de ganancia corporativa tras él,” dice Harry. “Aún la llamada investigación de interés público en las universidades públicas frecuentemente se privatiza.”

Harry está de acuerdo en que los acuerdos de distribución de beneficios pueden traer un poco de los recursos tan necesitados hacia las comunidades marginales. Pero para muchos pueblos indígenas, la promesa de beneficios no es un objetivo principal; para ellos, dice ella, la protección de las especies y el conocimiento sagrados es superior.
Ésa es una razón por la cual el IPCB ayudó a derrotar el Proyecto de Diversidad Genoma Humano, el cual pretendía tomar muestras genéticas de cerca de 700 poblaciones indígenas de todo el mundo, esencialmente facilitando cualquier descubrimiento subsiguiente a los investigadores. Ahora, el IPCB se está oponiendo a algo similar pero más grandioso, el Proyecto Genográfico.

Email Signup
Desafía el poder de las corporaciones
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Current Issue Footer

Personal tools