Nuestro futuro como una sociedad multirracial

La elección de Barack Obama no lanzó una era post-racial. Sin embargo, una sociedad racialmente justa, incluyente e incluso amorosa es aún posible, dice un grupo de visionarios de YES! Magazine.

Sarah van Gelder: En el año 2042, la gente de color será la mayoría en Estados Unidos. Ellos ya lo son en muchas de nuestras ciudades y zonas agrícolas. Sin embargo, Estados Unidos todavía se imagina–en la televisión, la publicidad y en la retórica política–como racialmente blanco y culturalmente europeo. ¿Qué significaría cambiar nuestra propia imagen y reconocer que estamos hechos de una mezcla de razas, nacionalidades y culturas?

Carl Anthony: Creo que el cambio más grande sería el cambio de nuestra comunidad imaginada. La visión eurocéntrica del mundo se basa en una historia que se remonta probablemente cinco siglos atrás. El hecho es que toda persona tiene antepasados que se remontan a 200.000 años. La oportunidad está en desarrollar realmente una historia compartida que incluya a todo el mundo y también a la Tierra.

Carlos Jimenez: Tendríamos una oportunidad de liberarnos de perseguir una falsa expectativa acerca de quién se supone que debemos ser. Muchas personas experimentan la auto-negación con el fin de ajustarse a la imagen de la sociedad europea blanca. Empezamos a despreciar nuestras propias culturas, tradiciones y prácticas.

Biko Baker: El otro día me di cuenta en Twitter que muchas mujeres de color están usando Barbie como su pseudónimo. Me pareció horrible, porque las mujeres blancas no pueden vivir a la altura de Barbie y las mujeres afroamericanas definitivamente tampoco. Veo el auto-odio a diario en las comunidades donde yo trabajo.

Pero, como Malcolm X resaltó, la gente de color no es la minoría: la población mundial es de color café. Si realmente pudiéramos representar lo que está pasando en este mundo y no dejáramos que la imagen occidentalizada se metiera en el camino, creo que veríamos una auto-confianza en crecimiento. Pero no creo que esto se vaya a dar fácilmente.

Robert Jensen

Robert Jensen es autor, organizador y profesor de periodismo en la Universidad de Texas.


Robert Jensen: Los cambios en la demografía nos pueden hacer una sociedad más multicultural. Pero políticamente, todavía somos eurocéntricos. No será fácil desalojar la estructura del poder blanco, en parte porque la sociedad puede absorber y cooptar a las personas incluso cuando no son racialmente blancos.

Adrienne Maree Brown: La elección de Obama trajo un hombre negro al despacho, ¿pero él trajo la cultura negra con él? ¿Cómo trasladamos la cultura junto con la raza biológica, que ni siquiera es una realidad científica? ¿Cómo aprendemos las lecciones de nuestra historia de desplazamientos, esclavitud y colonización, y cómo nos descubrimos unos a otros y a toda la historia cultural que llevamos?

Con la situación ecológica en la que vivimos, necesitamos conectarnos especialmente con el conocimiento ancestral. Entonces podremos acceder a los secretos para cuidar el planeta sobre el que vivimos.

Grace Lee Boggs: Tenemos que entender la diversidad que surge de esta sociedad, no sólo en términos raciales. Por ejemplo, las personas con discapacidades físicas nos están dando un vistazo de una cultura del corazón y del espíritu que puede ayudarnos a evolucionar.

Carl Anthony

Carl Anthony es el fundador de  Breakthrough Communities, con base en Oakland, CA.


Carl: Creo que un punto crucial en nuestra historia es el período de expansión y colonización europea, el que tocó a cada persona sobre el planeta y ha ocasionado los cambios contra los que estamos luchando hoy en día. Todos nuestros movimientos sociales desde entonces han sido una respuesta: el movimiento anticolonialista, la lucha contra la esclavitud, el movimiento obrero, el movimiento de mujeres, el movimiento ecologista.

No estoy necesariamente de acuerdo en que esto va a ser difícil de derribar. Con el surgimiento de India y China, así como otros países en desarrollo, nos sorprenderemos por lo rápido que las cosas cambiarán en el próximo siglo. Nadie pensó que la Unión Soviética desaparecería, pero lo hizo.

Creo que necesitamos una nueva historia y ésta debe sea una historia incluyente con todas estas dimensiones en ella: raza, clase, género, generaciones, así como nuestra relación con la naturaleza.

Sarah: ¿Ve signos de que esta nueva cultura y esta nueva historia estén emergiendo?

Adrienne Maree Brown Head Shot

Adrienne Maree Brown lidera la "Ruckus Society" y coordina el Foro Social americano en Detroit. 


Adrienne: En mi trabajo con organizaciones nacionales como la Ruckus Society, la Conferencia de Medios Afines, y ahora el Foro Social de Estados Unidos, la cosa número uno que veo es la aparición de la integridad. La gente reconoce que el cuidado de la salud no puede separarse del medio ambiente o la economía. Y la estrategia de acción directa no puede ser independiente, tiene que ser parte de una estrategia integral que incluya la negociación, la construcción de relaciones y lo que suceda después de que exista cierto éxito. Esta integridad proviene de líderes que se sienten cada vez más cómodos mostrándose en toda su identidad.

Carlos: Estoy de acuerdo sobre la restauración de la integridad. En el último Foro Social Mundial, el pueblo indígena Aymara de los Andes trajo el concepto del buen vivir, que trata sobre vivir la vida en armonía y equilibrio entre los hombres, las mujeres, las diferentes comunidades, y sobre todo entre los seres humanos y la naturaleza.

Quedé impresionado. Y cuando hablé con gente de diferentes países, con diferentes realidades económicas, políticas y sociales, descubrimos que teníamos un acuerdo compartido acerca de hacia dónde queremos ir. Tomaremos caminos diferentes, pero en última instancia, tenemos una idea en común acerca de la armonía y la igualdad.

Carl: Integridad también significa tomar la responsabilidad de dirigir y liderar una sociedad. Mientras sólo protestemos contra quien esté en el poder, nos tropezaremos con limitaciones. En Afganistán, por ejemplo, ya no es suficiente con estar en contra de la guerra.

----

página 2

Sarah: Echemos un vistazo a la brecha generacional. ¿Qué fortalezas puede aportar cada generación a la creación de una nueva historia de Estados Unidos?

Rob "Biko" Baker

Rob "Biko" Baker es un organizador con base en Milwaukee y movilizador nacional de jóvenes votantes.

Biko: Si hablas con hombres afroamericanos menores a 30 años, pienso que la mayoría te diría que no creen que vayan a llegar a los 30. Me sentí de esa manera. Es algo generacional causado por la guerra contra las drogas y la epidemia de crack.

Mientras que el movimiento progresista está haciendo mucho para enfrentar las contradicciones de la raza, la experiencia vivida por la gente de color, especialmente los varones negros, no ha cambiado mucho. Eso es un indicio de cuán profundo es el racismo estructural, y por eso no creo que el mundo nuevo que estamos intentando construir llegue fácilmente. Será una lucha.

Además, mi generación está cada vez más preocupada por el futuro debido al impacto del cambio climático. Soy joven, pero me preocupa morir.

Carl: Tengo que apoyar lo que dijo Biko. Como hombre afroamericano que ronda los 70 años, ha sido doloroso ver la proliferación de movimientos sociales progresistas en los últimos 30 o 40 años que se han olvidado de los hombres de color. Ves personas que enfrentan homicidios y van a la cárcel. Estas cuestiones de supervivencia han sido marginadas en la conversación pública acerca de las causas progresistas.

Grace: En Detroit, tenemos ex-convictos regresando para ayudar a quienes habían sido parte de la delincuencia y la epidemia de crack. Algunos están volviendo con el fin de redefinir la familia. Recuerdan a Malcolm X, y se dan cuenta que llevar a cabo el legado de Malcolm significa transformarse ellos mismos y transformar sus comunidades.

Ese es el tipo de cosas que estamos haciendo en Detroit, y ese es el tipo de cosas que tenemos que empezar a difundir de manera que la gente vea que hay una alternativa a este gobierno corporativista, lamentable y vergonzoso.

Me gusta este debate, porque en el movimiento somos muy privilegiados al contar con una interacción intergeneracional. Pienso en mi propia experiencia, por ejemplo, con los jóvenes de 20 años –la Generación del Milenio– y con la generación que surgió de los años 60.

El siglo XX fue un siglo fantástico. Todo comenzó con la Revolución Rusa y en medio tenía el boicot a los autobuses de Montgomery y luego terminó con las protestas de la OMC en Seattle. Tenemos una enorme oportunidad para compartir esas experiencias y dejar en claro que éste es un movimiento intergeneracional.

Adrienne: Sólo quiero explicar que me mudé a Detroit debido a las dinámicas intergeneracionales que vi aquí. Son tan poderosas.

Una de las cosas que mi generación aporta a la mesa es que estamos cada vez más y más cómodos con un mundo post-dividido. Estoy viendo que los muros se están derribando. Estamos empezando a ver el panorama completo y cómo nuestro trabajo está interrelacionado, en contraposición a, "Yo sólo soy una persona involucrada en asuntos de raza", o "soy simplemente esta persona ...".

Una de las cosas que estoy aprendiendo en el proceso del Foro Social de Estados Unidos es que la facilidad de los viajes y las comunicaciones electrónicas hace que para las generaciones más jóvenes sea más sencillo olvidarse del trabajo duro de la organización sobre el terreno. Es útil tener a los mayores en nuestras vidas para recordarnos lo que era cuando el trabajo no se trataba de llamadas en conferencia ni de asistir a reuniones. La mayor parte de su trabajo tuvo lugar en su ciudad. Esa forma de organización es a la que tenemos que volver porque nuestro planeta nos está exigiendo que re-localicemos y no estemos viajando por todas partes. No está alineado con nuestros valores el hecho de estar constantemente en un avión.

Muchas luchas nacionales tienen que ser ganadas primero a nivel local. Va a ser difícil que consigamos el tipo de atención de salud a nivel nacional que queremos si no tenemos luchas intergeneracionales a nivel local en todo el país.

Biko: Creo que nuestra generación está mucho más dispuesta a ir desde la oposición a la proposición. No es tomar el poder, pero es generar el poder. Tenemos que encontrar soluciones. No podemos estar sólo enojados por estar enojados.

Carlos Jimenez Head Shot

Carlos Jiménez dirige el Proyecto de Jóvenes Trabajadores en "Trabajos con Justicia" en  Washington, DC.


Carlos: Los jóvenes necesitan a los mayores para que puedan ayudarles a disminuir la velocidad y a aprender de sus experiencias. Que se sienten con nosotros y nos hagan algunas preguntas más profundas que nos ayuden a crecer fuertes y a reafirmar nuestro compromiso con la justicia del trabajo social: ¿Por qué luchamos? ¿Qué has aprendido? ¿Qué puedes enseñarle ahora a los demás de tu experiencia?

Sarah: El verano pasado muchos de nosotros fuimos testigos horrorizados del ataque de los medios contra Van Jones, asesor de empleos ecológicos de la Casa Blanca. Cuando los ataques engañosos de la derecha le obligaron a dimitir, muchos nos preguntamos qué deberíamos haber hecho para apoyarlo. ¿Hay algo que podamos aprender de esto?

Biko: Creo que el ataque a Van fue una respuesta a un ataque a Glenn Beck y FOX News con una estrategia que no se basaba en el amor. [Nota de la Redacción: Color del Cambio convenció a algunos de los anunciantes clave de Beck a retirar el apoyo a su programa después de que acusara al presidente Obama de racista.]

Cuando arrinconas a alguien, vas a terminar arañado. Como progresistas, tenemos que abrazar la no-violencia porque si vamos a impulsar nuestra visión del mundo en la sociedad, no podemos estar atacando a la gente, incluso personas tan problemáticas como Glenn Beck.

Por otro lado, Van y la gente como él son seres humanos, y necesitan nuestro amor. Como movimiento progresista, necesitamos ser más honestos con los demás y ponernos de pie el uno para el otro. Tal vez sea porque provengo del fondo de una calle, pero no puedes dejar que tu gente sea atacada de esa manera sin ayudarlos.

Grace Lee Boggs

Grace Lee Boggs ha sido una activista del movimiento con sede en Detroit y una teórica durante casi 70 años.


Grace: Abordar la cuestión de Van Jones aisladamente de la parálisis general en relación a Obama sería un error. Todavía no hemos descubierto cómo luchar seriamente con Obama, como, por ejemplo, cuando no hizo frente a los ataques a Van.

Carl: Las personas que atacaron a Van son viciosas; inventaron mentiras arbitrarias sobre él. Pero el hecho de que se hayan salido con la suya revela mucho más sobre la debilidad en el movimiento progresista que sobre su perversidad. Este fue un ataque a Obama, y el movimiento progresista no ha construido la base para sostener la energía que puso a Obama en el cargo.

Adrienne: Van fue atacado en parte por el trabajo militante de su juventud. Si tenemos una cultura política que está cómoda con un espacio multicultural, entonces estaremos cómodos con toda la política llevada a la mesa y con toda la historia. Por lo tanto, alguien como Van podría decir: "Eso es lo que yo era cuando era más joven, y no me avergüenzo de ello". Y Obama podría decir: "Conocí a Fidel, y no me avergüenzo de ello". Porque estamos en este país que es una democracia, y se supone que tenemos diversidad de opiniones políticas. Así es como vamos a sobrevivir.

Sarah: ¿Qué es lo que todavía no entendemos acerca de cómo trabajar juntos? ¿Por qué los temas conflictivos son todavía capaces de dividirnos?

Grace: Creo que hay que trabajar juntos en un territorio. En la medida en que sólo estemos hablando de diferentes ideologías, vamos a ser hostiles o a competir los unos contra los otros. Tenemos que basarnos en un lugar y en una comunidad. El trabajo activista ha sido exitoso en Detroit porque hemos vivido y trabajado aquí durante años.

Robert: No es de extrañar que tengamos problemas para superar las diferencias. Vivimos en una sociedad basada en jerarquías que están profundamente entretejidas en la trama de nuestras identidades. Como alguien que es blanco, varón y que pertenece a la clase profesional, me topo con estas jerarquías todo el tiempo. Se nos dice que son inevitables y difíciles de superar. Pero cuando las personas se comprometen con luchas comunes, superarlas es más fácil.

Al final, nuestra crisis ecológica nos obligará a superar nuestras diferencias. Es posible que el ecosistema planetario sea incapaz de sostener la vida humana tal como la conocemos, no en algún futuro de ciencia ficción, pero sí en nuestra vida. Nos enfrentamos a algo real, que asusta. Reconocer la profundidad de la crisis ecológica no me ha hecho desesperar; sino que me ha ayudado a comprometerme con la difícil tarea de cruzar los límites.

Biko: Estoy de acuerdo con todo eso. Lo único que quiero añadir es que los organizadores talentosos pueden quedar atrapados en el culto de la personalidad. Lo he visto en mi propia carrera, mientras avanzaba desde las bases hasta el nivel nacional. No hay suficientes líderes que estén desafiando sus propios privilegios. Es algo que estoy tratando de mejorar, y creo que es algo que todos debemos hacer.

Carl: Nuestros movimientos sociales están luchando por un momento en el sol y por nuestros puntos de vista. Tenemos que entender que todos salimos de una matriz común relacionada con ese momento clave de la expansión europea.

Todas las cuestiones ecológicas, de derechos humanos y económicas a las que nos enfrentamos todos los días provienen de una matriz común: que unos pocos piratas y unos pocos que se hacían llamar reyes lograron conquistar toda la Tierra y convertirla para su uso privado. Conocer la historia correcta es realmente importante, porque si empiezo a preguntarme si la gente negra es más importante que la indígena, o si el movimiento de mujeres es más importante que proteger a la Tierra, esos tipos de argumentos se convierten realmente en tontos.

Adrienne: Hay tres cosas que necesitamos conseguir. En primer lugar, ninguno de nuestros problemas o nuestras identidades existen en el vacío. El momento en que luchamos entre nosotros es el momento en que debilitamos nuestro movimiento. La colonización no era daltónica, por lo que su resultado a largo plazo no puede ser daltónico o que no distinga las clases; la raza y la pobreza van de la mano.

En segundo lugar, necesitamos aprender a escuchar las historias de los otros. La gente está desarrollando nuevas soluciones, pero no estamos realmente escuchando a los demás lo suficiente como para desarrollar la confianza en esas soluciones.

En tercer lugar, tenemos que entender que no nos estamos moviendo hacia alguna meta final, hacia algún punto que se pueda ganar o perder y que construirá o destruirá nuestra sociedad. Esto es algo que estoy aprendiendo de Grace. Por el contrario, estamos involucrados en un proceso, y necesitamos seguir para mejorar nosotros mismos y evolucionar.