Sections
Home » Issues » Felicidad Sostenible » La buena vida no tiene que costarnos el planeta

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

La buena vida no tiene que costarnos el planeta

Salva al Planeta



TIRA COMICA (en inglés):
Stephanie McMillanís
Minimum Security

¿Qué tal si un día te despiertas para encontrar que los humanos al fin tomaron las decisiones correctas, y esas decisiones tuvieron todos los efectos correctos y, bueno, el mundo resultara ser un lugar bastante agradable?

Por un tiempo, parecía que todo se desmoronaría. Fue el triple crujir de la crisis global de los créditos, la disminución del abastecimiento de petróleo y la amenaza del cambio climático descontrolado, impulsado por el excesivo consumo de los países ricos y la clase alta de los países pobres.

En 2008, la humanidad llegó más allá de su biocapacidad global el 23 de septiembre. Fue el “día de deuda ecológica” más temprano del mundo desde que la humanidad comenzó a deslizarse hacia el rojo medioambiental a mediados de los ’80. Estábamos buscando el crecimiento económico por sí mismo, pero era completamente insostenible, y las personas a las que se suponían que beneficiaba—los más pobres—fueron recibiendo una porción cada vez menor de los beneficios. Perversamente, a causa de la manera en que la economía mundial funcionaba, para obtener pequeñas cantidades de reducción de la pobreza global se requerían enormes cantidades de un destructivo sobreconsumo por parte de aquellos que ya eran ricos.

Frente al ineludible caos económico y a la destrucción ecológica, finalmente despertamos para encontrar que ya estaban la mayor parte de las soluciones debajo de nuestras narices. He aquí una descripción de un día en nuestras vidas ahora, después de que las cosas giraron en la dirección correcta.

Al despertar
Con menos tiempo gastado trabajando, la elección es tuya: dormir hasta tarde, ir a correr, leer una novela. Habiendo redescubierto el significado de una buena vida, los países ricos anteriormente sobreconsumidores ahora han curado la mayoría de los casos de adicción al trabajo. En este mundo más tranquilo la frase “hora pico” se ha vuelto una curiosidad apenas recordada. Nuestra sociedad ha comenzado a entender cómo las computadoras y la tecnología de la información pueden facilitar trabajos inteligentes, en lugar de generar trabajos esclavizantes.

Aquellos que eligen la primera hora de la mañana para correr disfrutan del aire fresco y de los trayectos despejados por las dramáticas reducciones de tráfico que han trasformado el aire y las calles de la ciudad.

La historia de las cosas



Una mirada divertida a nuestros sistemas de producción y consumo.

Desayuno
No hay necesidad de transpirar por cada decisión de compra: el comercio social y ambientalmente sostenible es la norma (cuidadosamente revisada). El gasto semanal en comida ha aumentado, pero también la calidad, y las dañinas consecuencias de los sistemas de comida barata han sido gradualmente corregidos. Esto es un consumo sostenible universalizado: no más lectura minuciosa de etiquetas. Unos pocos hábiles movimientos en salas de juntas corporativas y en oficinas del gobierno ayudaron a hacer a los mercados de comida justos y sostenibles.

Para un encuentro internacional, párate en tu balcón: la videoconferencia y las redes son tan hábiles e intuitivas que raramente necesitas viajar por trabajo. Las horas ganadas, la espalda curada y las arrugas postergadas hacen que tú seas más efectivo y comprometido con el trabajo que realizas. Pero estos cambios tienen que ver más que con solamente trabajo. El software de redes sociales te ha puesto en comunicación con nuevos amigos y colegas: tu computadora te da una red global, pero también te conecta en nuevas formas humanas en vivo a la comunidad donde vives.

Dejando de lado las conexiones de computadoras, hay cientos de beneficios en el nuevo sentido de comunidad que ha evolucionado desde el resurgimiento de tiendas locales (donde los comerciantes realmente recuerdan quién eres) y la manera en que las calles residenciales y el centro de la ciudad se han vuelto acogedores para la gente. Las calles son más seguras, algunas totalmente libres de autos, y muchas ciudades han reclamado terrenos del centro como plazas públicas. Un entorno más calmado y más oportunidades para los contactos casuales entre vecinos significan más personas juntas charlando entre sí. Incluso en las ciudades grandes, las personas, y especialmente las mayores, se sienten menos solas.

Tómate algún tiempo al final de la mañana para planear tu tan esperado viaje de verano. Si bien los grandes incrementos en el costo de los combustibles fósiles han hecho los viajes internacionales una rara experiencia, tienden a ser mejores, y más largos . En los viejos malos tiempos escribías apresuradamente una postal después de 36 horas en una capital extranjera congestionada. Estos días es más una cuestión de escoger unas pocas fotos de las cientos que sacarás en tu único viaje en la vida a la India, de tres meses de duración. Viajar ha vuelto a convertirse en un placer y una aventura.

Con más tiempo libre y un buen sistema de transporte público y pistas para bicicletas, las excursiones locales de bajo impacto son una parte de la vida muy estimada. Pero con nuestra experiencia de ciudades y paisajes transformada por inversiones en grandiosos espacios públicos, la gente siente menos necesidad de irse lejos para relajarse.

Almuerzo
¿Necesitas salir de la casa? Tómate un pequeño paseo hacia uno de los cientos de cafeterías callejeras que disfrutan del aire más puro y de las calles más tranquilas. Muchos de estos son cafeterías baratas del trabajo y de la escuela que han abierto sus puertas a los vecinos. La combinación de algunos pocos rostros familiares, una mezcla aleatoria de otros nuevos y un menú diario cambiante de alimentos locales frescos hacen de la comida un placer diario.

Tarde
¿Un viaje al trabajo? Los problemas son tan grandes como los haces: solía decirse que las personas no utilizarían sus autos. Pero en lugar de negarles sus autos a las personas, se hicieron grandes avances al ofrecerle a la gente alternativas realmente atractivas. Algunos de estas eran alternativas a viajar (como las herramientas de conferencias). Pero todos queremos movernos.

Por lo tanto, aumentando los impuestos sobre los autos contaminantes e ineficientes movidos por combustibles fósiles, los gobiernos transformaron completamente la experiencia de la gente de ciudades y pueblos. Poseer y conducir coches para satisfacer la mayoría de tus necesidades de movilidad ha llegado a parecer simplemente excéntrico. La expectativa y calidad de vida se han incrementado dramáticamente como resultado de rediseñar las ciudades en torno a las personas —peatones y ciclistas— no los autos. La gama de opciones de transporte va de trenes, tranvías y autobuses limpios y silenciosos, hasta taxis compartidos a demanda para las zonas rurales y simples esquemas de coches compartidos que satisfacen la variedad de necesidades que tenemos a lo largo del año. El tintineo de la campana de una bicicleta sirve tanto para decir “hola” como para recordarte que estás cruzando la pista para bicicletas. Y cuando vamos en un auto, las calles libres de congestión y los hipereficientes vehículos bellamente diseñados nos recuerdan qué grandiosa invención pueden ser estas cosas.

Tal vez tu oficina sea uno de los últimos pedacitos de construcción en tener una restauración verde. En un clima caluroso tienes que encender el aire acondicionado. No es tan derrochador como las máquinas viejas, pero sabes que parte de la electricidad todavía va a basarse en combustible fósil. Puedes reconfortarte con el pensamiento de que los costos incrementados por los impuestos sobre el carbono tienen a tu departamento de finanzas hablando con los administradores de tu edificio, que están hablando con los constructores sobre sistemas de ventilación natural. Entretanto el incremento de impuestos está salvando la conciencia de todos.

En un momento de inactividad reflexionas a dónde va este dinero, y por qué importa esto. Una serie de negociaciones sobre el clima entre el norte y el sur asegura que los habitantes de Brasil, especialmente aquellos que viven en el Amazonas, sean directamente recompensados por su protección de los servicios ecológicos que la selva tropical le brinda al planeta entero. Mientras bajamos gradualmente desde nuestra adicción al carbono podemos asegurarnos al menos de que nuestros hábitos están financiando cierta seguridad para todos nosotros, protegiendo estos sumideros de carbono estratégicos. La factura de tu aire acondicionado que te ayuda a lidiar con el cambio climático en tu oficina está, en efecto, ayudando a pagar la factura para mantener el aire acondicionado global en la cuenca del Amazonas.

Cena
El tiempo liberado de largos días de trabajo, y el hecho de que la comida rápida y las viandas preparadas han aumentado de precio porque ahora reflejan sus costos ecológicos completos, han despertado un resurgimiento de la alimentación casera. Con muchos más hogares de individuos hay algunos giros imprevistos. Más personas se turnan para compartir comidas informales en su vecindario. Hay servicios de reparto ofreciendo buena comida en envases retornables para las personas sin el tiempo o la inclinación por la cocina o la compañía.

Tarde
Las historias y la música son tan viejas como las fogatas. Por un tiempo las olvidamos, pero involucrarnos activamente en entretenernos nos hace sentir mucho mejor que cuando sólo vemos pasivamente lo que otros hacen. Una de las primeras cosas que enseñan ahora en la escuela es la evidencia médica de que mirando televisión se induce a un estado mental casi idéntico a la depresión clínica. Ahora es común en los bares, clubes y en cualquier sala disponible encontrar grupos de amigos mostrando sus películas caseras realizadas con equipos baratos y fáciles de usar, y poniendo en escena un amplio rango de música y otras interpretaciones.

La gente está intrigada y atraída por el hecho de que realmente pueden conocer a los músicos y cineastas, porque es muy probable de que vivan en la zona. Así como la gente está más feliz de salir más a nivel local durante el día, ya que las ciudades se han convertido en lugares más agradables para estar, lo mismo ocurre en la noche. En las primeras horas de la noche las personas de todas las edades toman un paseo por la ciudad, sólo por el placer de hacerlo. El incremento del tiempo libre significa que las personas empiezan a revivir festivales y celebraciones medio olvidadas, así como crean otras nuevas para celebrar todo: eventos mundiales importantes, las estaciones, la historia local, personas y hechos sobresalientes. En general, hay mucho más diversión.

La buena vida es activa, pero es plena en una buena forma. Al apretar los botones correctos crea su propia energía para prosperar. Así que, en el momento en que la tarde se hace noche, la mayoría de las personas se encuentra todavía con ánimo para presionar otros botones correctos en las personas que aman. Entonces, nos acostaremos, cansados quizás, satisfechos seguramente, para recapitular las cosas que hemos hecho, a lo largo del día, mirar hacia el próximo y disfrutar nuestro sueño, profundamente.


Andrew Simms y Joe Smith escribieron este artículo para Felicidad Sostenible, la edición del invierno 2009 de YES! Magazine. Andrew Simms, a la izquierda, es el director de políticas y director del Programa sobre el cambio climático en nef (new economics foundation); Joe Smith es un profesor en el Departamento de geografía en la Open University. Son co-editores de “Do Good Lives Have to Cost the Earth?” (2008) Constable, London. Este artículo está desarrollado a partir del libro.Foto de Andrew Simms
spacer
YES! Magazine :: Imágen de otros artículos de nuestra edición del invierno 2009: Felicidad Sostenible
spacer
Creative Commons License YES! Magazine te invita a usar este artículo de forma gratuita, siguiendo estos pasos fáciles.

Email Signup
Felicidad Sostenible
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Current Issue Footer

Personal tools