YES! Magazine Nominated for General Excellence. Read All About It.
Sections
Home » Issues » La nueva economía » Trabajos verdes y justos que puedes poseer

Trabajos verdes y justos que puedes poseer

 Omar Freilla

Los tiempos difíciles requieren de estrategias creativas. Una y otra vez, durante los períodos de dificultades económicas y fracasos del mercado, han surgido empresas de propiedad cooperativa como una respuesta democrática y popular. Sucedió durante la conmoción económica del siglo 19 y otra vez durante la Gran Depresión.

Hoy, mientras la actual crisis económica se profundiza, las cooperativas nuevamente pasan a primer plano a medida que productores y consumidores buscan fuentes estables de empleo, bienes y servicios. No hay números fáciles para cuantificar este crecimiento, pero los signos de un nuevo aumento son cada vez más evidentes. La cooperativa agrícola Land O’Lakes, cuyos dueños son granjeros, por ejemplo, atribuye su fuerte rendimiento en 2008 al hecho de operar como cooperativa.

Otras personas, en especial los recién desempleados, quieren participar en este auge. Melissa Hoover, directora ejecutiva de la Federación Norteamericana de Cooperativas de Trabajadores, dice que en los últimos años su organización ha visto "un aumento en las llamadas solicitando asistencia técnica, información, y préstamos para iniciar una cooperativa". Adam Schwartz, de la Asociación Nacional de Empresas Cooperativas, se hace eco, y añade que ha visto especialmente un fuerte crecimiento en cooperativas alimentarias. Estos son "tradicionalmente un fenómeno urbano", dice, "pero ahora lo estamos viendo también en las pequeñas ciudades desde el estado de Indiana hasta Colorado".

Otra señal de crecimiento es el aumento del dominio de Internet que agrupa a las cooperativas. El dominio .coop, que sólo pueden ser utilizados por las cooperativas activas, ha ganado 5.800 direcciones desde su creación en 2000.

Las asociaciones sin fines de lucro toman la iniciativa

El patrón de proliferación de cooperativas en tiempos difíciles parece ser repetitivo. Sin embargo, el aumento actual no es idéntico a los que han venido antes. Mientras que los partidos políticos o los movimientos sociales encabezaron los aumentos anteriores, las organizaciones sin fines de lucro están tomando la iniciativa el día de hoy. "Creo que es muy revelador que el crecimiento provenga de un sector sin fines de lucro", dice Hoover, porque "la energía de movimientos sociales ha sido canalizada hacia las organizaciones sin fines de lucro".

Consideremos el caso de Green Worker Cooperatives, una organización sin fines de lucro creada por Omar Freilla, oriundo de Bronx del Sur. A través de su organización, Freilla pretende cultivar toda una red de empresas obreras “verdes” en su ciudad natal, tradicional basurero de la ciudad de Nueva York. La primera de estas cooperativas, ReBuilders Source, inició sus operaciones el año pasado como un proveedor minorista de materiales de construcción usados y sobrantes. La idea es proporcionar una alternativa para el depósito de algunas de las 1.900 toneladas de residuos de la construcción que pasan por el sur del Bronx todos los días.

Freilla busca no sólo reducir los residuos, sino también incubar una actitud de autosuficiencia. "He visto una gran cantidad de crecimiento personal entre los cuatro miembros de ReBuilders Source", dice. "Hay algo muy real y muy diferente acerca de ser no sólo tu propio jefe, sino además serlo junto a otras personas."

ReBuilders Source es sólo el comienzo de la visión de Freilla, que es ver cooperativas de trabajadores en todo el sur del Bronx. Y otras organizaciones sin fines de lucro están trabajando por lo mismo. Una organización en Brooklyn llamado The Center for Family Life ha fundado tres cooperativas desde 2006 que se centran en la limpieza, reparación a domicilio y cuidado de los niños. Y en Cleveland, una coalición entre organizaciones sin fines de lucro, hospitales, y una universidad ha ayudado a organizar las empresas Evergreen Cooperative, lista para convertirse en la familia más grande de cooperativas en el país.

Las cooperativas de trabajadores, tales como ReBuilders Source, son uno de los cuatro diferentes tipos de cooperativas, cada una de las cuales aborda una deficiencia del sistema económico general.

Las cooperativas de trabajadores, tales como ReBuilders Source y la empresa de café Equal Exchange ofrecen a los trabajadores más control sobre las decisiones y les permite participar en los beneficios. Las cooperativas de productores como Sunkist, Land O'Lakes, y Organic Valley comparten los costos de procesamiento y comercialización para obtener mejores precios en los mercados de productos. Y las cooperativas de compra, como Ace y True Value, reúnen su poder de compra para obtener precios más bajos.

Las cooperativas de consumidores, sin embargo, constituyen la gran mayoría de las asociaciones cooperativas en EE.UU. Este tipo oscila entre las más pequeñas tiendas cooperativas, servicios de guardería, y proyectos de vivienda, hasta gigantescas cooperativas de crédito, servicios públicos, minoristas y empresas de servicios financieros. Cada una permite a los consumidores reducir sus costos y lograr beneficios sociales y ambientales por ser propietarios de las empresas que les suministran bienes y servicios.

Las cooperativas de crédito, en particular, representan una de las fuentes más constantes de crecimiento del movimiento cooperativo. Esto no debería ser una sorpresa, ya que la seguridad financiera es esencial para el sustento de las familias, y las cooperativas de crédito en general optan por sensatas inversiones a largo plazo por encima de las trampas financieras que recientemente han derribado a un montón de bancos privados como en una cascada de dominós.

Así, mientras que el número de cooperativas de crédito se han reducido desde 1969, los afiliados y el total de los activos han crecido constantemente durante el mismo período. Los estudios realizados por la Asociación Nacional de Cooperativas de Crédito muestran que el número de miembros de cooperativas de crédito en EE.UU. se duplicó a cerca de 89 millones a lo largo de los últimos 30 años, mientras que el total de activos de crédito se duplicó a $825 millones en tan sólo 10 años.

Mientras que las cooperativas de crédito representan una parte particularmente exitosa en el sector cooperativo, un nuevo estudio del Centro para Cooperativas de la Universidad de Wisconsin señala un crecimiento gradual a largo plazo de todo el movimiento. En la actualidad hay casi 30.000 empresas cooperativas en EE.UU., y ellas generan alrededor de $500 mil millones en ingresos y $25 mil millones en salarios. El Centro también calculó un total de 350 millones de afiliados a cooperativas, con la vasta mayoría –340 millones– en cooperativas de consumo.

Más que dinero

El modelo cooperativo presenta un marcado contraste con respecto a las corporaciones convencionales, y no sólo en términos de su estabilidad financiera. Las cooperativas ofrecen propiedad compartida y control democrático. Quienes se benefician de la propia empresa, la poseen, y la poseen como iguales: un miembro, un voto. El objetivo de la empresa es beneficiar a sus miembros, no utilizar su actividad económica como base para la ganancia de alguien más.

La mayoría de las cooperativas también se adhieren a los siete principios enunciados por la Alianza Cooperativa Internacional (ACI):

  • Adhesión voluntaria y abierta
  • Control democrático de los miembros
  • Participación económica de sus miembros
  • Autonomía e independencia
  • Educación y capacitación
  • Cooperación entre cooperativas
  • Interés por la comunidad

Como Ivano Barberini, presidente de la ACI, observó en marzo de 2009 en una "Carta abierta a los gobiernos del G20", este modelo presenta una alternativa viable y real, un "modelo seguro, estable y sostenible de negocios poseídos y controlados por 800 millones de personas en todo el mundo".

Construcción de un movimiento

Las cooperativas son atractivas por su estabilidad económica y sus principios progresistas. Sin embargo, existen obstáculos a su crecimiento continuo. Las cooperativas, al igual que otras instituciones democráticas, pueden ser desordenadas, lentas, inseguras, y estar politizadas. Además, las cooperativas históricamente han tenido dificultades para acceder al capital a través de las fuentes convencionales de deuda o de renta. Y hay una enorme necesidad de educación continua destinada a ayudar a los miembros en sus negocios y mejorar la capacidad de administración, y al mismo tiempo profundizar su conocimiento y compromiso con los valores cooperativos.

Los promotores dedicados al movimiento cooperativo se esfuerzan para hacer frente a estos dilemas. Sobre el problema de fondos de capital, por ejemplo, la Asociación Nacional de Empresas Cooperativas está a punto de lanzar un fondo de cooperación, en el que la gente podrá invertir dinero para ayudar a las cooperativas a crecer. Las empresas Evergreen de Cleveland han lanzado un fondo destinado a hacer lo mismo en el plano local.  

A pesar de las dificultades, las cooperativas parecen una idea cuya hora ha llegado, de nuevo. En términos puramente económicos, ellas alinean claramente los intereses de la propiedad, la producción y el consumo, en una manera que los inversores capitalistas no logran. Y anclan firmemente estos intereses económicos en el ámbito más amplio del bienestar social y los valores democráticos. Las cooperativas no son una panacea. De hecho, es probable que sean mucho más difíciles de administrar que las empresas jerárquicas y centradas en el lucro del siglo 20. Pero nos ofrecen varios cientos de años de experiencia que puedan orientarnos mejor en el siglo 21.


James Trimarco y Jill Bamburg escribieron este artículo como parte de La nueva economía, la edición de Verano de 2009 de YES! Magazine. James es un editor de YES! y escritor independiente. Jill es co-fundador y miembro del cuerpo docente en el Bainbridge Graduate Institute y miembro de la junta directiva de Positive Futures Network, editora de YES! Magazine.

Photos of James Trimarco and Jill Bamburg

 

Email Signup
La nueva economía
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Subscribe

Personal tools