YES! Magazine Nominated for General Excellence. Read All About It.
Sections
Home » Issues » Las 10 Tendencias más Prometedoras » No-Violencia Activa: Héroes para una Época Sin Heroísmo

No-Violencia Activa: Héroes para una Época Sin Heroísmo

Un ejército no-violento permanece en pie, protegiendo los derechos humanos en medio del conflicto; un modelo de paz valerosa.

Algo poco feliz nos sucedió camino al siglo XXI. Nos asustamos. Nosotros los norteamericanos solíamos pensar que éramos un pueblo valiente, de gran corazón, comprometidos con la libertad y la justicia para todos.

¿Cuándo perdimos nuestra audacia?

¿Cuándo comenzamos a creer que el mundo es una gran zona de guerra habitada por terroristas, pandilleros y francotiradores, asesinos seriales, sociópatas, depredadores sexuales, y gente que odia la libertad? ¿En qué punto nos conformamos con vivir como si estuviésemos bajo sitio, recluidos en comunidades cerradas, atornillados frente al televisor? ¿Cuándo sucedió que los Estados Unidos dejara de decirle al mundo, "Envíame a tus cansados, a tus pobres, a las masas agolpadas de personas anhelando ser libres" y comenzara a redactar proyectos para un largo muro de más de 3,000 kilómetros entre México y nosotros?

"Éstos son tiempos sin heroísmo," escribe John Graham del Giraffe Project (Proyecto Jirafa) en su libro Stick Your Neck Out (Arriesga el Pellejo). "Esta nación, tras permanecer libre por más de dos siglos, hoy está lejos de ser valiente."

Y ése es un gran problema, no sólo para los norteamericanos, sino para el mundo; porque un pueblo asustado es un pueblo peligroso. Así que el objetivo de Graham, y el de su organización, es ayudar a nuestra nación a recuperar su valentía. Él entrena a la gente a levantar sus frentes por lo que creen.

Afortunadamente, no está solo.

Está trabajando junto a miles de personas comunes a través de toda la nación y alrededor del mundo que se han cansado de esperar el liderazgo de los políticos y han tomado la iniciativa por sí mismos. Estas personas están encontrando nuevas formas de trabajar con el enemigo y de escuchar con compasión a la gente que temen, para crear paz en zonas de conflicto. Están inventando métodos para interrumpir el círculo de miedo y castigo que ha dejado a 2 millones de personas encarceladas en los Estados Unidos. Y están enseñando a otros cómo hacer lo mismo.

En actos de valentía pequeños e individuales esta gente común ha dejado atrás la seguridad de la parpadeante ventana de TV enfocada sobre el mundo, patrocinada por las empresas, para ver por ellos mismos lo que se siente ser "Ellos."

¿Un Mundo Feliz?

La valentía tiene que ver con sobreponerse al miedo. Y te vas a asustar si te aventuras desarmado a las calles — campos de refugiados, albergues para personas sin hogar, prisiones; lugares donde la gente está luchando o muriendo de hambre; lugares a los que sabes que no perteneces. De hecho, estarás atemorizado fuera de toda proporción frente a los peligros que enfrentes, porque habrás sido amedrentado previamente, cortesía de los medios y de la Madre Naturaleza.

Si creciste en una casa donde se gastaban varias horas por día mirando televisión, probablemente has sido infectado con lo que los científicos sociales denominan el "Síndrome del Mundo Perverso" — cuanta más televisión miras, es más probable que llegues a creer que el mundo es un lugar perverso y peligroso, y que te convertirás en una víctima de la violencia. Si miras mucho más televisión que tu vecino, es más probable que hayas comprado un arma y un perro guardián para protegerte, y que hayas instalado nuevas cerraduras en la puerta, y que estés más atemorizado de caminar en tu propio vecindario.

Somos particularmente receptivos a este tipo de mensajes sobre un mundo peligroso porque la Madre Naturaleza nos ha provisto con un sistema de procesamiento de información que magnifica nuestros miedos. Los psicólogos sociales lo denominan categorización. Es un mecanismo de supervivencia — una especie de sistema de archivos mental diseñado para ayudarnos a acomodar con rapidez el torrente de información sobre otras personas que se vuelca sobre nuestra conciencia, y para archivarlo en categorías aprovechables.

El problema está en que pareciera que hemos utilizado un gabinete de archivos con solo dos cajones — un pequeño y atractivo cajón etiquetado "Nosotros", con sólo algunos pocos archivos en él, y un atiborrado cajón, de apariencia repugnante, etiquetado "Ellos." Así que categorizamos a la gente como "aquellos que son como nosotros" y "aquellos que no," especialmente cuando nuestros intereses vitales están involucrados.

El proceso de categorización social funciona sobre la base del miedo. Como un sistema de alarma hogareña que advirtiera "¡No abras esa puerta! ¡No se puede confiar en esas personas! Nos odian. Desean lastimarnos. ¡Quédate aquí, donde estás seguro!"

Aquellos que deciden ignorar esta alarma y abrirle la puerta al mundo no sólo están enfrentando las enseñanzas sobre el peligro que han recibido de su cultura, sino también que se están oponiendo a las terribles advertencias de la evolución sobre los "Ellos Malos." Así que el suyo es un acto de valentía e imaginación que puede cambiar el mundo. Y han existido varios miles de tales actos durante la última década.

Cuando Gandhi escribió que la resistencia no-violenta debe ser "no menos valiente, no menos gloriosa que la resistencia violenta," él nos recordó un hecho poco placentero: el trabajo de paz no es para cobardes.

Durante la última década, muchas personas se han unido al desafío. Trabajando a través de organizaciones pacificadoras tales como la International Fellowship of Reconciliation (Confraternidad Internacional de Reconciliación), Nonviolence International (No-Violencia Internacional), Women Making Peace (Mujeres Haciendo la Paz), y los Michigan Peace Teams (Equipos de Paz de Michigan), miles de personas comunes acompañan a activistas en zonas de conflictos, monitorean elecciones, y apoyan al oprimido. Su valentía no suele anunciarse; no hay ninguna cinta magnética amarilla para gente como Rachel Corrie, que a sus 23 años de edad fue asesinada en la ciudad de Rafa, al sur de Gaza, cuando intentaba evitar la demolición de la casa de un amigo por parte del Ejército Israelí; tampoco hay reconocimiento para los cuatro pacificadores cristianos secuestrados en Irak.

Miles de personas han sido entrenadas en resolución de conflictos y se han introducido en zonas de conflicto. Solamente en Angola, la organización Search for Common Ground (Búsqueda de un Suelo en Común) entrenó 10,000 personas desplazadas internamente en resolución de conflictos, y el aprendizaje continúa expandiéndose mientras estas personas establecen sus propias organizaciones y utilizan las técnicas que han aprendido. El proyecto Compassionate Listening (Escucha Compasiva) ha llevado a más de 400 voluntarios al centro de amargos conflictos — israelíes y palestinos, alemanes y judíos — y les han enseñado a escuchar las historias de los otros con compasión y a ponerse en los zapatos del otro.

Otro grupo de gente común se ha indignado frente al hecho de que en la "Tierra del Libre" encarcelamos a un porcentaje de nuestra población mucho mayor que en cualquier otro país del mundo. Estas personas han trabajado en la búsqueda de alternativas. Una de las más prometedoras y exitosas de estas soluciones se denomina "justicia restaurativa". En vez de utilizar la culpabilidad y el castigo, el esfuerzo se enfoca en la sanación de todas las partes del conflicto. Las víctimas, los infractores, y las muchas personas que fueron afectadas por el conflicto se reúnen y hablan entre sí. Juntos llegan a una solución que toma en cuenta la necesidad de cada uno de ser escuchado y ser restituido. De acuerdo a la Prison Fellowship International (Confraternidad Internacional de Prisioneros), los resultados de estas reuniones a menudo incluyen mediación víctima-infractor, asistencia a la víctima, asistencia al ex-infractor, restitución, y servicio comunitario.

En el nivel internacional, la última década vio la culminación de 50 años de trabajo, a cargo de 100 organizaciones no gubernamentales y naciones, para establecer la Corte Criminal Internacional. Hay que admitir que esta corte tiene sus defectos, y que es producto del compromiso. No obstante su apertura en 2003 ha declarado, por primera vez en la historia, que los derechos humanos imperan sobre la soberanía nacional.

Considerando el poder y dominación de los Estados Unidos, tal vez el desarrollo más alentador consista en los esfuerzos de base encaminados para crear un Departamento de Paz en el ámbito federal. Su función sería la investigación, articulación, y facilitación de soluciones no-violentas a conflictos domésticos e internacionales. Los defensores de la idea — y hay muchos, incluyendo 60 co-patrocinadores de una ley en la Casa de Representantes y organizaciones de activistas en 48 estados y 285 distritos del congreso — quieren que los Estados Unidos sea más efectivo en el manejo de las fuentes de la violencia.

Un Sueño Renovado

A través de la imaginación, la valentía, y el trabajo duro, estas personas comunes están renovando el sueño de paz en un mundo donde la guerra es la norma. Es un trabajo difícil — complicado, confuso, a veces peligroso. Pero la parte difícil — y la mejor parte — es que no puede ser realizada a la distancia. No puedes hacerlo desde atrás de una computadora o leyendo acerca del problema. Tienes que ir a "Su" mundo. Unirte, sentarte junto a ellos. Escuchar. Hablar.

Probablemente encuentres que incluso con todo sus problemas y aflicciones, el mundo es un lugar más amistoso de lo que pensabas. Que "Ellos" no son tan malos — ni nosotros tan buenos. Pronto desearás comenzar a mover montones de archivos desde el cajón de "Ellos" al cajón de "Nosotros". Y esto, querido lector, es el cimiento de cualquier bien que seamos capaces de construir juntos.

Carol Estes es una editora colaboradora de YES!

Email Signup
Las 10 Tendencias más Prometedoras
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Subscribe

Personal tools