Money, Politics, and Saving Our Democracy Banner

Sections
Home » Issues » Las 10 Tendencias más Prometedoras » Arte para Deleite del Público

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]

Town Hall Sidebar

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

Arte para Deleite del Público

Luego de un siglo del “arte por el hecho del arte”, en la última década la actividad artística le ha estado dando, cada vez más, una voz al silenciado, iluminando complejas cuestiones políticas, y trayendo alegría al espacio público.

Sin bien los últimos 10 años han sido testigos de la declinación del financiamiento a artistas individuales y la conclusión de muchos espacios alternativos para la expresión del arte, una escena artística global está prosperando. La expansión y la democratización del mainstream artístico, en gran medida facilitadas por Internet, han ayudado a rediseñar el paisaje estético desde un panorama centrado en Nueva York y dirigido por las galerías de arte, a otro escenario en donde una comunidad de artistas global prospera en línea.

En 1995, el acceso generalizado a Internet produjo una explosión deslumbrante de oportunidades para que artistas pudieran conectarse con practicantes de todo el mundo. De pronto, en una sola tarde, un artista podía "visitar" una imprenta en Praga, ver la colección Cone Sisters del trabajo de los tempranos modernistas en el Museo Baltimore, charlar con un colectivo de artistas feministas en Nueva Zelanda, enviar un trabajo a una profusión de espectáculos alrededor del mundo — o mostrar y vender desde su propio website.

Internet no sólo ha creado espacios de arte virtual, sino también nuevas oportunidades para mostrar arte físico en el mundo real, dándole un nuevo alcance a la creatividad del "hágalo usted mismo." Una gira de exhibición, por ejemplo, que anteriormente hubiera sido organizada por curadores, podría ahora ser creada y controlada por artistas — presentando trabajos de todo el mundo.

Un espectáculo de este tipo, organizado en línea, se abrió en Milwaukee en 2001, mostrando trabajos de medios mixtos que iban desde los carteles grabados en madera del artista de Chicago Carlos Cortez para Industrial Workers of the World (Obreros Industriales del Mundo) hasta las imágenes de los artistas Kehban Grifter y Juan Manchu, del Colectivo Beehive Design (Colectivo Diseño Colmena) en colaboración con varias comunidades colombianas. Para Agosto de 2005, la exhibición había sido mostrada en 27 ciudades y viajado más de 40.000 kms., ayudada por un website, www.drawingresistance.org, que se volvió un lugar de encuentro virtual. "Drawing Resistance" (Dibujando Resistencia) dependió de la publicidad y de la recaudación de fondos en cada punto de reunión local.

La capacidad para permanecer conectados en línea ha ayudado a motorizar una saludable diáspora de artistas de lugares más allá de Nueva York, tal como el énfasis de Internet en la comunicación ha dado ánimos a los artistas hacia actividades artísticas colectivas que hacen su propio camino, independientes de las influencias del mercado.

También ha alentado nuevas formas de enseñanza del arte. El Beehive Collective (www.beehivecollective.org), una colaboración descentralizada y permanente de "abejas" anónimas, ha hecho suya la misión de "polinizar las bases" produciendo imágenes que cualquiera es libre de tomar y usar. Entre otros proyectos, la "colmena" envía cerca de 200 discursos por año sobre globalización y promueve la colaboración entre las artes literarias y las artes visuales.

También han emergido programas de arte comunitario — planes de estudio para enseñar un tipo de arte más comprometido socialmente — en campus tales como el Institute for Social Ecology (Instituto para la Ecología Social) y la Escuela Goddard, ambos en Plainfield, Vermont.

Un grupo de 60 "eco-artistas" que se encontraron en Los Angeles, en el cónclave de 1998 de la Asociación de Escuelas de Arte, formaron una red de trabajo en desarrollo de artistas preocupados en preservar y restaurar el mundo natural.

Uno de tales proyectos, completado en 2005, es el Three Rivers Second Nature (Segunda Naturaleza de Tres Ríos) — un análisis del sistema de tres ríos y cincuenta y tres afluentes del condado de Allegheny, Pennsylvania, iniciado por el equipo Studio for Creative Inquiry (Estudio para la Investigación Creativa) de la Universidad Carnegie Mellon. Un equipo de artistas e investigadores, encabezados por Tim Collins y Reiko Goto, sintetizaron información reunida de historiadores, arquitectos paisajistas, especialistas en sistemas de información geográfica, botánicos, ingenieros, y expertos en recursos hídricos para mapear la historia natural de la región, analizar el uso del agua, y considerar la restauración de los riachuelos. Al terminar el proyecto, el equipo presentó sus hallazgos al público.

Mientras tanto, la noción tradicional de arte público — un objeto discreto hecho sin mucha consideración por un lugar en particular — ha sufrido un cambio que refleja la profundización del conocimiento del artista sobre lo que significa trabajar en una comunidad. Primero, los artistas comenzaron a tomar en cuenta la historia y la ecología de un sitio en particular en los primeros años de los '70. El siguiente paso natural fue consultar a miembros de la comunidad, tal vez despertando sus ideas e incluso evocando algunas contribuciones. Durante la última década, un arte público ha emergido que busca emplazar el proceso creativo totalmente en manos de la comunidad, con el artista en el rol de facilitador, ayudando a bosquejar las historias de una comunidad. El término "comunidad" ha sido definido más abarcativamente para incluir a grupos marginalizados tales como prisioneros y habitantes de albergues.

Pero de todos los desarrollos recientes, puede que el más excitante sea el surgimiento de artistas-activistas jóvenes, de entre 20 y 30 años. Una estirpe diferente de los graduados de escuelas de arte del pasado (que competían para convertirse en "estrellas artísticas"), estos jóvenes hacen arte en servicio del cambio social. Hacen proyectos de "arte de reclamación" en sitios degradados. Ayudan a crear diálogo entre grupos polarizados. Trabajan para fomentar un sentido de comunidad.

Son un futuro de esperanza para el arte.

Email Signup
Las 10 Tendencias más Prometedoras
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Subscribe

Personal tools