Money, Politics, and Saving Our Democracy Banner

Sections
Home » Issues » Las 10 Tendencias más Prometedoras » La Nueva Cosmología: Una Gran Historia — Nuestra Historia en Común

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]

Town Hall Sidebar

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

La Nueva Cosmología: Una Gran Historia — Nuestra Historia en Común

Algunos la llaman una danza. Muchos la consideran una razón para una nueva fe en el futuro humano. Más a menudo, se piensa en ella como una historia, una gran narrativa unificadora que apunta al despertar del ser humano al significado y la maravilla de un cosmos que se ha vuelto progresivamente más impersonal y sin propósito bajo el dominio de la ciencia Occidental y la tradición humanista clásica. Como sea que la llamen, la nueva cosmología (también llamada la nueva historia, la Gran Historia, o la Historia del Universo) está energizando corazones y mentes de todo el planeta.

El descubrimiento clave es este: El Universo no es simplemente un lugar o un vasto mecanismo. Ni carece de designio, ni es azaroso. Es un evento, una historia sagrada comenzada hace 13 o 14 mil millones de años atrás, y que continúa desarrollándose y alcanzando mayores profundidades de belleza y complejidad. Y esta complejización parece estar inclinada a hacer inevitable el surgimiento de la vida y la inteligencia. Por primera vez, a través de los últimos descubrimientos de la ciencia, tenemos una historia en común. Los puntos de transformación de esta historia han sido momentos de gracia suscitados en momentos de crisis (ver YES!, Primavera 2000).

La fotosíntesis fue uno de tales momentos de gracia. Cerca de 3,900 millones de años atrás, el planeta enfrentó una crisis cuando la generación de compuestos químicamente ricos de la antigua Tierra se estaba desacelerando justo en un tiempo en el que la población de células prokaryotes (bacterias y algas azuladas, por ejemplo) alimentándose de los compuestos, se estaba expandiendo exponencialmente. En vez de una muerte masiva por inanición, algunos prokaryotes aprendieron a capturar fotones lanzados a la velocidad de la luz por el Sol y convertirlos en alimento. El resultado, la fotosíntesis, fue un acto creativo de elegancia que surgió de una crisis.

Los humanos: otro momento de gracia

El ser humano, como un producto de este viaje evolutivo, representa otro momento de gracia — somos una especie que reflexiona sobre el universo conscientemente, y sobre nuestro propio rol en él. Como tal, somos una especie que conscientemente elegirá qué tipo de mundo deseamos. Nuestra participación le da valor y significado a nuestras vidas. En éste, nuestro momento de crisis, ¿elegiremos avanzar el proceso evolutivo conscientemente?

Los poderes y las fuerzas que le han dado forma a la historia nos han formado a nosotros, dice el cosmólogo matemático Brian Swimme, uno de los más inspiradores narradores de la nueva historia. Es a estos poderes a los que debemos acudir en busca de guía. Hacerlo así significa acceder a una notable fuente de energía que puede ayudarnos a nosotros, los seres humanos, a dejar de ser una presencia destructiva sobre el planeta.

La verificación de Swimme de estos poderes proviene de una ciencia impecable, principalmente de los descubrimientos de la física. "El Universo está permeado por poderes cosmológicos que nos entrelazan a la existencia," dice Swimme, "y nosotros somos estos poderes en una nueva forma." Esta realización no es sencillamente una diversión intelectual indolente, sino más bien una transformación en la forma en la que nos vemos a nosotros mismos como humanos que compite con la Revolución Copernicana.

El énfasis en las ciencias físicas eventualmente nos llevó a una visión del mundo que sostiene que vivimos en un cosmos mecánico y mayormente incoherente, y que en el esquema más amplio la existencia humana carece de sentido. Ahora, la nueva cosmología, a través de una nueva comprensión de la historia evolutiva, vuelve a colocar a la gente dentro de un rol significativo como participantes conscientes, espirituales, en el frente dirigente de la evolución. Somos personajes claves en la gran narrativa del Universo, un evento intencionado impregnado de inteligencia.

Podemos (otra vez) ser útiles a la Tierra

Nuestro llamado ahora es superar la arrogancia del pasado y avanzar hacia nuestra promesa más grande como especie, creando "relaciones humano-Tierra mutuamente beneficiosas", una frase acuñada por el historiador cultural Thomas Berry. La Tierra, a través de la especia humana, se está volviendo consciente de su propio surgimiento, y el del Universo. Participamos de este despertar de la Tierra reinventando las principales formas de presencia humana sobre el planeta. Esto está sucediendo en muchas áreas, desde la educación hasta la economía y la agricultura, y más aún; un surgimiento creativo que YES! ha estado registrando en estos primeros diez años de su existencia.

Berry, como la piedra de toque de este movimiento, ha despertado muchas otras voces, desde comunidades basadas en la tierra, escuelas de sabiduría, un think tank (equipo de intelectuales trabajando sobre un tema en común) sobre la inminente era "Ecozoica", foros académicos sobre religión y ecología, y más. La historia está siendo cantada, danzada, y relatada por gente que está eligiendo el lado de una comunidad planetaria vibrante. Como un anciano roble, su visión a suscitado una sensibilidad en los corazones y las mentes occidentales la cual — tal como se practica en muchas sociedades indígenas — es muy antigua. También es nueva porque ella integra los descubrimientos de las ciencias, un retoño de bellota que promete convertirse en un robusto árbol. Este sentimiento nos señala que podemos ser de la Tierra otra vez, que podemos cuidar de la tierra, recordar el valor de cada miembro de la comunidad planetaria, lo que ha sobrevenido antes... y abrazarnos a la promesa de lo que aún está por llegar.

K. Lauren de Boer, ensayista y poeta, fue editor del EarthLight Journal por 10 años. Actualmente él es miembro principal de un equipo de profesores que lidera una Maestría en Educación basada en ecología y cosmología, ofrecida a través del Institute for Educational Studies en el Colegio Endicott, www.ties-edu.org. Vea también el website de de Boer en www.k-lauren.net.

Email Signup
Las 10 Tendencias más Prometedoras
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Current Issue Footer

Personal tools