YES! Magazine Nominated for General Excellence. Read All About It.
Sections
Home » Issues » Libera tu espacio » Sobre la masa crítica y la Primera Enmienda

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]
link

HomeBannerAd_Bookshelf

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

Sobre la masa crítica y la Primera Enmienda

El Pastor Billy—ése soy yo—fue arrestado mientras recitaba la Primera Enmienda durante los paseos en bicicleta de Masa Crítica en el centro de la ciudad de Nueva York. Foto por Fred Askew. www.fredaskew.com
El Pastor Billy guía a sus fieles durante las marchas de Masa Crítica en Nueva York.
Foto por Fred Askew, www.fredaskew.com
Me uní a los cientos de ciclistas que han sido arrestados durante los años por expresar la Primera Enmienda sobre ruedas. La policía de Nueva York ha exigido que obtengamos permisos policiales, al estilo de la pesadilla de Kafka, para: bailar, gritar demasiado fuerte (según lo definido por el oficial de policía), desfilar, pasear en bicicleta, llevar pancartas, repartir folletos políticos, utilizar un megáfono a batería, vender artesanías en las veredas…, bueno—ya puedes imaginártelo. Ciertamente, eso es lo que hacemos. Tenemos nuestro propio ajuste a la Primera Enmienda. “La Policía de Nueva York no deberá crear ninguna ley…”

La gente percibe que éste es el momento de apoyar la Primera Enmienda. Los ciclistas de Masa Crítica están apoyándola al afirmar que ella se constituye en el único permiso que necesitan. Los paseos son asambleas pacíficas. Su libre expresión se presenta de forma curiosa—el acto de viajar en bicicleta calles arriba y avenidas abajo, donde los defensores del motor de combustión interna han edificado un grueso libro de leyes preferentes amigables con los automóviles.

Masa Crítica no tiene líderes y no posee una ruta fija para sus desfiles. Para los policías es como un espejismo. Algo del sinuoso misterio de los paseos los hacen gravitar hacia su poder. Los ciclistas sin guías lentamente giran por Union Square y de repente pueden subir una dura pendiente por la 16th Street, como impulsados por la mente grupal de una bandada. Simplemente, allá van.

Masa Crítica representa la libertad en espacio público, donde los anuncios, los celulares, la vigilancia y los embotellamientos se han combinado para hacer a ciertos sectores de Manhattan el equivalente al aire libre de un súper centro comercial privatizado (libre de la Primera Enmienda). Estos ciclistas no visten logos; no están camino de alguna compra. Los ciclistas están abriendo el espacio público a medida que los ciudadanos los miran pasar girando sus ruedas, y sus travesías por la ciudad son guiadas por la arrolladora alegría de los ciudadanos. Los ciclistas de Masa Crítica logran hacernos comprender que la vida es algo más que consumir, y la gente que los ve se sienten aliviados.

Una ciclista demuestra su libertad de expresión ante la policía de NY. Foto por Fred Askew, www.fredaskew.com
Una ciclista demuestra su libertad de expresión ante la policía de NY.
Foto por Fred Askew, www.fredaskew.com
¿Qué forma tomaría hoy la Fiesta del té de Boston, contra nuestro embotellamiento psicológico? ¿Cuál es nuestra equivalente a Rosa Parks sentándose al frente del autobús? ¿…de Lenny Bruce hablando sucio? ¿…de Wangari Maathai plantando un almácigo en el suelo? Los promotores del consumo nos instruyen que hablar alto no es apropiado, que desobedecer es ilegal, y que para montar una bicicleta debes completar un formulario detallando los planes de tu paseo. Pero si todos nosotros comenzamos a re-habitar el espacio público con valentía, entonces existe una masa crítica que podemos alcanzar con la ayuda de las 45 palabras que contiene la Primera Enmienda.

Ha habido sacrificio para nuestras libertades, y no sólo sacrificio en la guerra sino también aquí en casa, con los huelguistas, los manifestantes por los derecho civiles y contra la guerra, y ahora los ciclistas de Masa Crítica ponen sus cuerpos al frente. Estamos paseando dentro de la libertad que ha sido inaugurada por gente valiente, por sus cuerpos y sus palabras.

La Primera Enmienda nos ofrece a todos nosotros devolvernos nuestros dulces cuerpos y almas. Nuestras hermosas 45 palabras nos invitan a apreciar quiénes fuimos siempre, y eso es lo más poderoso. Quiero decir, ésa es mi fe.


El Pastor Billy escribió este artículo para una serie sobre Libera tu espacio, en la edición de invierno 2008 de YES! Magazine. El Pastor Billy predica el evangelio de la Iglesia Basta de Comprar, en las calles de Nueva York y a lo largo de toda la nación.

Traducción por Guillermo Wendorff.
Photo of Reverend Billy. Source: onthecommons.org
spacer
Image of other articles in the theme: Liberate Your Space
spacer
Creative Commons License Utiliza y publica los artículos de YES! Magazine gratis, con estos pasos simples.

Email Signup
Libera tu espacio
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Subscribe Generic Utne Award

Personal tools