YES! Magazine Nominated for General Excellence. Read All About It.
Sections
Home » Issues » Libera tu espacio » La gente al poder

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]
link

HomeBannerAd_Bookshelf

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

La gente al poder

Es hora de parar la guerra nosotros mismos.

100.000 personas marcharon contra la Guerra de Irak en Washington, DC, el 15 de septiembre. De ellos, 5.000 se arriesgaron a ser arrestados por participar de una masacre simbólica. Foto por Chris Cunningham, http://crc1988.googlepages.com
100.000 personas marcharon contra la Guerra de Irak en Washington, DC, el 15 de septiembre. De ellos, 5.000 se arriesgaron a ser arrestados por participar de una masacre simbólica. Foto por Chris Cunningham, http://crc1988.googlepages.com

Necesitamos una estrategia para terminar con la ocupación de Irak y detener la próxima invasión, en Irán o cualquier otro lugar. Una razón por la cual ha sido difícil movilizar a la gente desde la invasión de Irak es la ausencia de una lógica clara respecto de la dirección que están tomando nuestros esfuerzos.

¿Qué agregaría otra marcha, la continuación del cabildeo, o incluso una acción directa no violenta?¿Cómo vamos a detener realmente esta guerra y prevenir la próxima?

A medida que nos aproximamos a otra elección presidencial, debemos analizar seriamente la historia de los candidatos que movilizaron el sentimiento anti-guerra sólo para revertir el curso una vez electos. Woodrow Wilson fue elegido por su promesa de mantener a Estados Unidos fuera de la Primera Guerra Mundial y Richard Nixon fue elegido por su promesa de traer a las tropas a casa de la Guerra de Vietnam. La mayoría de los miembros del Congreso que fueron electos en 2006 por sus promesas de traer las tropas a casa han hecho poco, o peor que eso.

La solución está escrita en los bloqueos de caminos montañosos y en las movilizaciones masivas de Bolivia que han expulsado a las corporaciones transnacionales como Bechtel y Suez, e incluso al presidente del país en 2003. Está escrito en la victoria del boicot a Taco Bell liderado por trabajadores del campo en 2005, y en los boicots, huelgas y movilizaciones por los derechos de los inmigrantes. Está en nuestra propia historia de derechos de los trabajadores y las mujeres, en las luchas por los derechos ambientales y civiles. Se llama poder popular.

Cerrando de un golpe el baúl de la guerra





El 70 por ciento de los norteamericanos están hartos de gastar dinero en Irak. ¿Pero qué hace falta para que el Congreso siga la voluntad de la gente?
Lea más.

Es hora de detener la guerra por nosotros mismos. Una nueva estrategia está emergiendo desde la base para hacerlo realidad.

Se puede ver en “Las Tropas a Casa Rápido”, del Grupo Organizativo de Pittsburgh, una vigilia sin descanso de un mes de duración que tuvo lugar en septiembre de 2007 fuera del Centro de Reclutamiento de Pittsburgh, para exigir un retiro inmediato de todas las tropas de EE.UU. de Irak y un cese del reclutamiento militar en Pittsburgh. Las acciones contra-reclutamiento fueron recibidas con ataques de perros policías, picanas eléctricas para ganado, “tasers,” y sprays de pimienta, pero su organización se volvió contagiosa. El contra-reclutamiento es la estrategia más esperanzadora y de más rápido crecimiento para oponer resistencia a la guerra en Irak.

Esta estrategia se puede ver también en las caravanas de autobuses del último verano de los audaces Veteranos de Irak Contra la Guerra (IVAW), durante los cuales los veteranos viajaron a las bases militares de toda la nación—a veces afrontando un posible arresto en la base—para hablar con los soldados en servicio activo quienes lucharán (o resistirán) la guerra en Irak. Uno de los primeros capítulos de servicio activo del IVAW se formó en Fort Mead, Maryland, como consecuencia de la caravana.

Kelly Dougherty, director del IVAW, explicó su estrategia en un taller reciente: “La guerra de EE.UU. en Irak es este triángulo invertido inestable. Está sostenido por muchos pilares tales como los militares, la opinión pública, los que lucran con la guerra, el sistema escolar, los medios, el Congreso, el presidente, y la industria del petróleo. Si podemos debilitar estos pilares, eso debilitará a la guerra en su conjunto.”

Para los veteranos y los soldados en servicio activo de IVAW, esta estrategia se ha traducido en sus campañas “La Verdad en el Reclutamiento” y “Resistencia GI”. Los miembros del IVAW han estado desafiando el reclutamiento militar, apoyando a los soldados objetores, y organizando a los nuevos veteranos y a los soldados de servicio activo.

 

Si nosotros… identificamos los pilares que apoyan esta guerra, y elegimos campañas bien pensadas con tácticas creativas para quitarlos, entonces tendremos una estrategia anti-guerra viable.

 

Pilares de la Guerra
Un grupo de personas en el aula de un colegio están participando en un taller sobre “la estrategia del poder popular para terminar con la guerra.” Se les pidió que mencionaran “los pilares de apoyo sobre los cuales depende la guerra de EE.UU. en Irak” que, si fueran removidos, podrían “impedir que continuara la guerra y la ocupación.”
“¡Las tropas!” alguien grita.

Se le pide a esa persona que avance y se convierta en ese pilar sosteniendo parte de una colchoneta con las palabras “Guerra y Ocupación en Irak” escrita sobre ella.

Otra persona dice, “Las corporaciones, como Halliburton.” Esa persona se vuelve el segundo pilar sosteniendo la colchoneta.

“Los medios que convencen a la gente de apoyar la guerra y la desorientan.” La persona avanza, y la colchoneta tiene tres pilares.

El facilitador del taller pregunta, “¿Cuáles son algunas formas de debilitar y remover estos pilares de apoyo?” Comencemos con las tropas.”

“Contra-reclutamiento, para que no puedan conseguir suficientes soldados.”

“Apoyar a los soldados que se niegan,” ofrece alguien más.

“Resistiendo el alistamiento obligatorio que podrían intentar si tenemos éxito en el contra-reclutamiento.”

“¿Si hacemos todas estas cosas, eso debilitará o removerá los pilares de las tropas?” La gente está de acuerdo que sí, y por lo tanto ese pilar es removido y la colchoneta se bambolea, sostenido por dos pilares solamente.

Se realiza el mismo ejercicio con los pilares “corporaciones” y “medios.” La colchoneta “Guerra y Ocupación” colapsa.

Títere en
Títere acusando los medios y las corporaciones en" La marcha al Pentagon" en el 2007. Foto por Beverly Vealach. (cc)

El poder popular
El poder popular puede hacer valer la voluntad democrática de comunidades y movimientos para cambiar las cosas que importan cuando los así llamados canales democráticos establecidos se convierten prácticamente en las relaciones públicas de la elite gobernante.

Cada movimiento exitoso en los Estados Unidos—desde los movimientos por los derechos civiles y del trabajador hasta las victorias de las campañas anti-corporativas de hoy en día—y cada esfuerzo exitoso para derribar a un dictador en la historia reciente se ha basado en los métodos del poder popular.

El término fue popularizado por la insurrección de 1986 en Filipinas contra el dictador Ferdinand Marcos, apoyado por Estados Unidos; la resistencia al ejército y las masivas movilizaciones de acción directa fueron centrales para su expulsión.

Si nosotros, como un movimiento de movimientos, adoptamos un marco estratégico de poder popular, identificamos los pilares que apoyan a la guerra, y elegimos cuidadosamente las campañas con tácticas creativas que los remuevan, entonces tendremos una estrategia viable contra la guerra.

Está claro que no todos vamos a estar de acuerdo en todas estas campañas, pero es posible para nosotros adoptar conscientemente y promover una estrategia de poder popular que permita que nuestros variados esfuerzos se vuelvan complementarios y acumulativos. Pensamos en él como en un gigantesco paraguas bajo el cual podemos hacer—ya sea como organización nacional, grupo local o red descentralizada—que nuestros esfuerzos se sumen.

La batalla del relato
Un último ingrediente clave para una estrategia exitosa es nuestra habilidad para enmarcar nuestras propias luchas, o contar nuestro propio relato. Si actuamos defensivamente dentro del marco del gobierno de Estados Unidos y su relato de la “guerra contra el terror”, siempre estaremos a la defensiva. Si les permitimos definir la realidad, siempre perderemos. Si nos limitamos a argumentar defensivamente que no hubo armas nucleares en Irak, o que no las hay en Irán, por ejemplo, sin cuestionar la legitimidad y el costo de que Estados Unidos sea un imperio, entonces estaremos operando en la realidad definida por aquellos en el poder. Tenemos que ser capaces de comprender, luchar, y ganar la “batalla del relato”.

La valentía de la gente joven en el ejército, en los campus universitarios y en las calles, nos está mostrando cómo afirmar nuestro poder popular. Está claro que cada vez más gente en los Estados Unidos y alrededor del mundo tienen la valentía de resistir. ¿Podemos encontrar lo que yace en el origen de la palabra coraje—le coeur, o corazón—para afirmar nuestro poder como comunidades, como movimientos y como personas, para revertir las políticas del imperio y construir un mundo mejor?


Foto de David Solnit

David Solnit escribió este artículo para una serie sobre Libera tu espacio, en la edición de invierno 2008 de YES! Magazine. David, organizador contra la guerra, a favor de la justicia global y el arte, fue un organizador clave en el cierre de la OMC en Seattle en 1999 y en el cierre de San Francisco al día siguiente de que Irak fuera invadido en 2003. Es el editor de Globaliza la liberación: cómo erradicar el sistema y construir un mundo mejor.

Foto de Aimee Allison

Aimee Allison es veterana del Ejército y objetora de conciencia. Ella lidera actividades contra-reclutamiento y apoya activamente a los veteranos que se están recuperando de sus experiencias de guerra. Es colaboradora de 10 excelentes razones para no unirte al Ejército.

Book cover for Army of None

Extraído de El Ejército de nadie: estrategias para oponerse al reclutamiento militar, terminar la guerra y construir un mundo mejor. Visita www.couragetoresist.org/x/content/view/302/58/
Entérate de la gira de los autores en myspace.com/armyofnonebook

Traducción por Guillermo Wendorff.

Creative Commons License Utiliza y publica los artículos de YES! Magazine gratis, con estos pasos simples.
Email Signup
Libera tu espacio
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Subscribe Generic Utne Award

Personal tools