Give Gifts Top Banner

Sections
Home » Issues » Más Democracia en América Latina » Oscar Olivera: Después de la Guerra del Agua

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]
link

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

Oscar Olivera: Después de la Guerra del Agua

La victoria en la guerra del agua en Cochabamba ha creado nuevos retos: aprender cómo manejar el éxito.
Document Actions

Photo por Sarah van Gelder. Oscar Olivera
Oscar Olivera

Oscar Olivera es presidente de la Federación de Trabajadores Fabriles de Cochabamba y ha sido portavoz de la Coordinadora del Agua, que se unió en 2002 para reclamar el agua. Es autor del libro ¡Cochabamba! Water War in Bolivia (South End Press, 2004) y recibió los premios medioambientales Letelier-Moffit y Goldman. Sarah van Gelder habló con el en su oficina en Cochabamba.

Sarah van Gelder: ¿Cuál cree usted es el significado de la guerra del agua para el futuro de Bolivia?

Oscar Olivera: Creo que la guerra del agua cambió la historia de este país. Hemos evitado que las fuentes de agua sean propiedad de un inversionista extranjero. Hemos evitado la confiscación de los sistemas de agua alternativos o autogestionados que los manejan los trabajadores, la población, los vecinos, los campesinos, y que están basados fundamentalmente en un esfuerzo y en una sabiduría propia desarrolladas por la comunidades.

Ante todo yo creo que es una victoria política, porque hemos demostrado a Bolivia y al mundo que cuando un pueblo se une, cuando un pueblo sabe lo que quiere, es posible derrotar a las transnacionales, es posible derrotar al Banco Mundial, al Fondo Monetario Internacional, es posible derrotar las políticas de los partidos de la derecha.

Yo creo que la guerra del agua ha significado una profunda lucha por la democracia, porque democracia es, ante todo, quién decide. Y a partir de Abril de 2000 el pueblo boliviano empezó a decir que el pueblo es el que decide. No solamente hemos recuperado el agua, sino hemos recuperado nuestra propia voz.

Sarah: ¿Cuál es el significado de vuestra victoria para otros lugares que están enfrentándose a situaciones similares?

Oscar: A raíz de esta victoria, en muchos lugares del mundo, los pueblos se han empezado a rebelar, se han empezado a organizar. Hay toda una red en América y en el mundo que está trabajando para conservar el agua como un bien común, como un derecho colectivo, un patrimonio de todos los seres vivos. Hemos expulsado transnacionales muy poderosas, pero cuando las empresas se han ido, nos hemos encontrado con que nos falta a nosotros construir alternativas. Queremos una gestión participativa, social, comunitaria del agua y nos está faltando establecer propuestas concretas. Quiero reiterar que la lucha por el agua es una lucha por la vida. Se trata de que nos sintamos como beneficiarios de esa “sangre”, como dicen las comunidades indígenas, que nos da la Pachamama de manera muy generosa para que la vida se siga reproduciendo.

Necesitamos establecer un nuevo tipo de relación entre las personas y la naturaleza; no podemos seguir permitiendo que las transnacionales y los gobiernos conviertan todo en mercancía. Sabemos que lo que nos da la madre tierra es la vida y que debemos utilizar el petróleo, el gas, el agua, la biodiversidad—no como mercancía—sino de tal forma que las generaciones de hoy, las generaciones del futuro, puedan seguir teniendo una vida digna.

A partir del agua yo creo que podemos empezar a construir y a diseñar un nuevo mundo, una nueva sociedad, basada en esta lucha por la vida.

Sarah: Le han pedido que formara parte del gobierno de Evo Morales. ¿Por qué dijo usted que no?

Oscar: Yo considero que el verdadero poder de transformación de la vida misma está en la capacidad de organización y movilización de la gente. Sería inconsecuente en querer cambiar las cosas desde arriba cuando yo he peleado contra eso que está arriba.

Sarah: ¿Hay algo que usted quisiera decirle al pueblo de los Estados Unidos?

Oscar: Sí, he estado 14 veces en Estados Unidos. He visto mucha dignidad en el pueblo norteamericano, pero también he visto mucho miedo, y creo que una de las cosas más importantes que debería hacer el pueblo norteamericano es perder el miedo, como lo hemos perdido aquí en Bolivia. Yo no creo que haya una victoria de la humanidad si es que los pueblos del norte y los del sur no nos unimos para luchar por algo que es común, la lucha por la vida.

Email Signup
Más Democracia en América Latina
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Issue Footer

Personal tools