Sections
Home » Issues » Más Democracia en América Latina » Reconstrucción insurgente en Nueva Orleans

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]

Town Hall Sidebar

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

Reconstrucción insurgente en Nueva Orleans

Mostrándole a FEMA una o dos cosas acerca de la reconstrucción de comunidades... Intereses En Común (Common Ground) se hace cargo.

A fence stuffed with gloves for volunteers. Foto por Neal Santos.
Una cerca repleta de guantes para voluntarios. El nivel del agua estaba alto todavía cuando los residentes formaron un cuerpo de reconstrucción insurgente, el Colectivo Intereses En Común. Ahora, voluntarias y voluntarios de todo el país llegan para trabajar en las cuadrillas. Foto por Neal Santos, www.nealsantos.com
Un año entero luego del Huracán Katrina, 73.000 habitantes de Nueva Orleans se quedaron acampando en parques de remolques de la FEMA, un gulag de aluminio ubicado por todo el camino hacia Texas. Estaban esperando una oportunidad de reconstruir sus hogares. Todavía están esperando. Hay poco o nada de dinero de los seguros, e incluso a nadie se le permite reconstruir, cerca de dos años luego de la inundación, en alguna de las áreas más pobres tales como el Lower Ninth Ward.
Pero esperar una compensación desde Washington, esperar un donativo, o esperar a cualquiera para ayudar a salvar esta ciudad simplemente no está en la constitución de Malik Rahim. El nivel del agua estaba alto todavía cuando Rahim ayudó a crear cuadrillas insurgentes de reconstrucción, formadas por habitantes locales. Se llaman a sí mismos Intereses En Común (Common Ground). Cuando ves algún progreso en las secciones pobres de Nueva Orleans, a menudo estás viendo el trabajo de éstas cuadrillas.
 
La organización comenzó distribuyendo comida y agua a las víctimas del huracán y dirigiendo una clínica médica gratuita, atendida por voluntarias y voluntarios. Fue una acción insurgente, ni financiada ni sancionada por el gobierno estatal o federal. Desde entonces, han estado organizando un voluntariado de miles de personas para demoler casas dañadas por el agua, remover molduras letales, y mientras tanto entrenaron a las personas residentes en oficios de construcción.

Cuando estábamos filmando en Nueva Orleans, visité The Woodlands, donde Intereses En Común estaba haciendo una rehabilitación de 350 unidades de departamentos. Habitantes hicieron la mayor parte del trabajo. Con pequeñas donaciones, Intereses En Común construyó hogares a prueba de huracanes, una clínica de salud, incluso un restaurante para el uso de residentes una vez que la construcción estuvo completa.

Luego, una semana antes de Navidad, los dueños de Woodlands, que habían estado de acuerdo en vender la propiedad (que se había tornado casi inútil por el huracán) a Intereses En Común, enviaron a cada residente un aviso de desalojo. Ahora que el lugar fue reconstruido y adquirió cierto atractivo, vale una fortuna en el ajustado mercado de Nueva Orleans. En Enero, los oficiales desalojaron a cada familia de Woodlands, incluyendo a un parapléjico que había sido residente por décadas. Siguiendo un patrón demasiado familiar, no hubo ninguna compensación.

Pero Rahim y su equipo estaban lejos de estar vencidos. Su llamado a los habitantes para tomar el control de la ciudad y su futuro no tenía que ver con bienes raíces ni compensaciones justas. Se trataba de enseñar auto-respeto, auto-empoderamiento, y autodefensa, las únicas armas dejadas a las personas despojadas en una guerra de clases, cuyos frentes representaban Nueva Orleans y las plantas de Chrysler clausuradas en Michigan. Ahora la batalla es política, mientras Rahim lleva el caso y la historia de Intereses En Común al ámbito nacional. Para ellos, la insurgencia recién comienza.


Greg Palast
Greg Palast es un periodista de investigación para, entre otros, la BBC, y autor de tres libros.
Email Signup
Más Democracia en América Latina
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Current Issue Footer

Personal tools