Money, Politics, and Saving Our Democracy Banner

Sections
Home » Issues » Una educación para toda la vida » Las mejores lecciones de la vida están fuera del aula

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]

Town Hall Sidebar

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

Las mejores lecciones de la vida están fuera del aula

Los estudiantes encuentran soluciones de la vida real cuando aprenden de sus comunidades, no sólo de sus libros de texto.

Santa Fe Tells Its Stories

Santa Fe Instalation, Chrissie Orr Photo

You can glimpse the lives of Santa Fe youths in public art displays around the city. The Academy for the Love of Learning created El Otro Lado (“the other side” in Spanish), a citywide public art project that encourages people to learn about one another.

Through the year-old project, local kids turn their heritage stories and immigration experiences into writing, paintings, photographs, and journals. Displays scattered in public places around Santa Fe transform feelings of alienation into feelings of community. Read on...

:: More Radical Acts of Education

Jaydon Serrano se empuja hacia delante y atrás en su silla giratoria, dándole la espalda a una pared repleta de equipos de sonido parpadeantes. “Estoy un poco nervioso y emocionado”, dice el alumno de segundo año.

 “Lo harás muy bien”, dice su madre, Ida Martinez.

Es su turno de practicar ahora, y la maestra le pide que lea un guión que tiene en su mano. Es una descripción de su viaje escolar a un centro educativo de arte en Villa Victoria,  un extenso complejo habitacional en el South End de Boston, repleto en su mayoría de residentes puertorriqueños, incluyendo a muchos de los compañeros de clases de Jaydon. Su lectura va bien; ha estado practicando por un rato, cuando una palabra le produce problemas. “¿Qué significa ‘asequible’ ?” le pregunta a la madre. Ida le ayuda a pronunciarla y a definirla. “No conocía esta palabra, pero ahora sí”, dice con satisfacción.

En poco tiempo, Jaydon y cuatro de sus compañeros van a entrar a una cabina de sonido, ponerse auriculares, y hablar frente a unos micrófonos más grandes que sus manos. Están dentro del estudio de WBUR, la principal estación de radio NPR de Boston. A través de los gruesos paneles de vidrio de la sala de ingeniería, están siendo observados por los padres (luciendo orgullosos, pero tan nerviosos como los chicos), por maestros y amigos.

Es un momento importante para todos ellos. Es la culminación de un montón de trabajo de toda la clase de segundo año y sus maestros, pero también es otro éxito para una escuela pública urbana que se está oponiendo a la tendencia de altas tasas de deserción, chicos desintonizados y maestros desanimados.

Los estudiantes asisten a la Escuela Piloto en Ciencias y Matemáticas de Jóvenes Exitosos de la parte sur de Boston. No es una escuela exclusiva. Dos terceras partes de los estudiantes reciben almuerzos gratuitos y subvencionados; dos terceras partes son afro-americanos, un quinto latinos, y el resto nativos americanos, asiáticos y blancos. Su currículum no está orientado a los exámenes, aunque los exámenes de la escuela califican regularmente por encima de las notas promedio del distrito para matemáticas e inglés.  La escuela tiene éxito al insertar a los chicos en el mundo que los rodea_dándoles participación en todas las partes de sus comunidades, desde la vivienda en el barrio, hasta la alimentación, el reclicado y el gobierno local.

 “Nuestro éxito se basa en una visión de la educación donde los niños y niñas aprenden haciendo cosas reales dentro del mundo que los rodea, y desarrollando relaciones con los activos dentro de la comunidad en la que viven”, dice Jinny Chalmers, directora de Jóvenes Exitosos por los últimos 12 años. Es la hora del almuerzo, y Chalmers sirve pasta a los ansiosos chicos y a sus padres mientras esperan sus turnos en la sala de grabación. Para ella, el proyecto de radio no es sólo una actividad divertida, sino una parte esencial de la misión de la escuela, uno de los muchos proyectos que permiten a los estudiantes participar directamente en la vida de la comunidad.

José Massó, anfitrión de uno de los shows de la estación, “¡Con Salsa!”, amablemente guía a los chicos mientras su ingeniero de sonido se sienta detras de él.

 “Mientras hablo, pueden escucharme por medio de esto”, dice Massó, señalando sus auriculares. Massó ayudó a iniciar el proyecto de radio luego de asistir a las clases nocturnas de la escuela con su nieta. Él y otros en la WBUR, así como otros padres y el personal de Jóvenes Exitosos, han donado tremandas cantidades de tiempo y esfuerzo para el proyecto, dándoles a los estudiantes una experiencia sólo disponible usualmente para los estudiantes de escuelas privadas.

Jaydon, Kamal, DJ, y Deseau se turnan frente al micrófono, describiendo su viaje a través de Villa Victoria. Hablan sobre los lazos de la vecindad con Martin Luther King, Jr. y Malcom X, quienes pasaron un tiempo allí durante la década de 1960. En su cuarto intento, Jaydon tiene éxito en su segmento describiendo la lucha de la comunidad para proteger la vivienda asequible y para impedir que el vecindario fuera víctima de un descarriado programa de renovación urbana en los ‘60s. Su maestra, Annie Shah, le indica a DJ que deje de estrujar su papel mientras los demás tienen sus turnos.

“¡Un trabajo fantástico, para todos!” dice.

“Gracias señorita Shah”, responden todos al unísono

El poder del lugar

Jóvenes Exitosos fue fundada a finales de los ‘90s por activistas de la comunidad preocupados por la brecha persistente que existía en las calificaciones de matemáticas y ciencias entre las minorías de la ciudad. La escuela comenzó con un conjunto pequeño y provisional de proyectos, pero su misión y programa se expandió en 2003 cuando la escuela recibió una subvención y capacitación a través de una alianza con la CO-SEED (Escuela de Educación Ambiental Basada en la Comunidad, por sus siglas en inglés).  

Establecida en la Antioch University de Nueva Inglaterra, CO-SEED es uno de los defensores de un método de enseñanza llamada “educación basada en el lugar”. Con raíces en la educación ambiental, servicio comunitario, y las ideas de los educadores radicales John Dewey y Paulo Freire, la educación basada en el lugar extiende el ambiente de aprendizaje más allá del aula hacia el resto del mundo, e invita a la comunidad a comprometerse como mentores. Los padres también son alentados a ser parte del proceso, incrementando su conexión con la escuela y el compromiso con la participación activa de sus hijos.

Cuanto más son expuestos los estudiantes al aprendizaje activo, más expresan entusiasmo por comprometerse con sus comunidades y cuidar su medioambiente. Y adquieren habilidades de pensamiento crítico.

En la visión de CO-SEED, los niños no sólo aprende sobre su comunidad local; activamente buscan soluciones a los problemas que encuentran.

El fundador de CO-SEED, David Sobel, se ha vuelto una voz nacional por la reforma educativa. “Mi interés en lo que llamamos educación basada en el lugar emergió en los últimos 10 o 15 años”, dice Sobel. “Comenzó con la convicción de que las escuelas no estaban haciendo bien la educación ambiental. Mis colegas y yo sentíamos que la educación necesitaba agregar una conexión con la comunidad y el lugar como claves del proceso.”

De acuerdo a Sobel, cuando los maestros logran que los estudiantes se involucren con su entorno, empiezan a enfocar las lecciones en lo que los chicos necesitan, más que en el libro de texto. “Comienzas a pensar en cómo lograr que los chicos se comprometan en vez de pensar, ‘¿cómo logro que estos chicos aprendan toda esta matemática?’” dice Sobel. “Llegas al mismo objetivo, pero los medios son diferentes.”

En un sitio como Jóvenes Exitosos, esto significa que una lección de idioma se transforma en un programa radial. “Todo se conecta de vuelta al aula”, dice Bo Hoppin, el director de proyecto de CO-SEED que ha estado trabajando con la escuela por los últimos seis años. “Los chicos están adquiriendo experiencia práctica en comunicación oral, escritura e historia.”

De forma similar, una unidad que enseña a los niños de primer grado sobre los alimentos incluye una visita a las granjas de la zona. Los chicos van a mercados de granjeros, visitan refugios para personas sin hogar, y se encuentran con los trabajadores de las granjas, en su mayoría inmigrantes jamaiquinos, que recolectan la fruta y los vegetales en el área.

Los estudiantes que se comprometen directamente con sus comunidades y entornos a menudo ven maneras de tomar parte en la resolución de los problemas. Inspirados por una unidad sobre medio ambiente, estudiantes de séptimo y octavo años en Jóvenes Exitosos comenzaron proyectos de reciclado y jardinería que abarcaban toda la escuela. Los estudiantes también estabacilecieron una tienda para ofrecer opciones de alimentos más saludables y lanzaron una exitosa campaña para convencer al Consejo de Educación para mejorar los baños de la escuela y reparar puertas y equipos rotos.

CO-SEED y otros defensores de la educación basada en el lugar apuntan a proyectos exitosos por todo el país donde los estudiantes no sólo aprenden sino que también hacen una diferencia. En el área de la Bahía de California, por ejemplo, los estudiantes de un proyecto basado en el lugar, iniciaron una campaña para proteger una especie amenazada de camarón que sólo se encuentra en la región. En la última década, 1.200 estudiantes por año han trabajado con ingenieros ambientales, granjeros y rancheros locales, y administradores de tierras públicas para restaurar el hábitat natural del camarón.

En Guilford, Vermont, los estudiantes de la Escuela Central estaban pasando un mal rato intentando aprender sobre Grecia antigua. Su maestra de estudios sociales, alumna graduada de Antioch University Jennifer Kramer, notó los muchos motivos griegos presentes en la sala de cine del pueblo, construido originalmente en la década de 1930. Kramer estableció una alianza con los gerentes del cine para que los estudiantes crearan una guía sobre los elementos griegos y art decó del cine, incluyendo imágenes del Templo de Efesto, las constelaciones del techo, y los bajorrelieves representado dioses griegos.

Teens Talk to 90-Somethings

Teens Talk to 90-Somethings

Teens in Rabun County, Georgia, are tapping into the memories of 90-year-olds in an effort to protect a culture that has often been stigmatized and misunderstood—that of southern Appalachia. They’re part of the Foxfire project, which started in one classroom in 1966 and has grown into a series of publications and programs. Read on...

:: More Radical Acts of Education

Varios estudios de académicos y grupos de educación sugieren que cuanto más se expone a los estudiantes al aprendizaje práctico, más entusiasmo expresan por comprometerse con sus comunidades y cuidar del medioambiente. Y también adquieren habilidades de pensamiento crítico. Un estudio sobre 400 alumnos de noveno y doceavo año en once escuelas en Florida comparó las habilidades de pensamiento crítico entre aulas tradicionales y las basadas en la comunidad. Los proyectos basados en el lugar incrementaron significativamente las notas del Exámen Cornell sobre Pensamiento Crítico. Los estudios también han demostrado que los estudiantes en los programas basados en el lugar tendían a mejorar su promedio general, permanecían más en la escuela, y recibían más becas.

Y el aprendizaje práctico fortalece las habilidades de los estudiantes para tomar exámenes. En cuatro estudios separados, las escuelas con proyectos de educación basados en el lugar lograban mejores notas en los exámenes estandarizados.

Entre las 20 escuelas piloto del distrito de Boston, los estudiantes de Jóvenes Exitosos obtuvieron los mejores resultados en seis de los 12 exámenes estandarizados. La escuela es a menudo el destino más solicitado en el sistema abierto de inscripción de Boston. Tiene un alto nivel de éxito en colocar a los chicos en las “escuelas de examen”, prestigiosas y altamente competitivas, tales como Boston Latin, que habitualmente prepara a los chicos para la admisión en las mejores universidades.

Resistencia y obstáculos

Considerando estos fuertes precedentes, uno esperaría a que muchas escuelas se sumaran a la tendencia. Y CO-SEED tiene presencia por todo el país, con proyectos en lugares tales como Texas, California del Norte y la zona rural de Nueva Inglaterra.

Pero a pesar del consenso nacional de que la educación pública en Estados Unidos está necesitando una renovación general, Sobel y sus colegas todavía encuentran resistencia de educadores y consejos escolares. Además de una renuencia normal en probar estos nuevos métodos, Sobel echa sinceramente la culpa a la ley federal de 2001, No Child Left Behind Act. La ley imprime enorme presión sobre los educadores para enfocarse únicamente en elevar los resultados escolares, usualmente al “enseñar para el examen” y en ejercicios repetitivos para lograr el dominio.

 “Si las escuelas no están produciendo los resultados deseados, son castigadas”, dice Sobel. “Esto lleva a un modelo mental donde la gente dice, ‘Dios, me encantaría hacer cosas interesantes, pero tenemos que enfocarnos en los resultados de exámenes’. Piensan que la única forma de conseguirlo es seguir con ejervivios repetitivos, y más páginas en el libro de ejercicios de matemática”.

Sobel insiste en que los resultados de los exámenes no son un indicador significativo de una escuela exitosa. “El gran objetivo es tener chicos que estén activamente comprometidos en el aprendizaje. Esto nos lleva a chicos que tienen una sensibilidad y un compromiso por los aspectos ambientales, sociales y políticos de sus comunidades”, dice Sobel. “Dicen, ‘Hey, quiero que el zoológico continúe existiendo en Boston’ y ‘Quiero un aire más limpio en mi vecindario’. En definitiva quieres chicos que sientan tener la capacidad de darle forma a las comunidades en donde viven así como a sus propias vidas”.

Trabajo duro—que vale la pena

Por supuesto, crear un programa exitoso basado en el lugar no es fácil. “Es un montón de trabajo para los maestros”, reconoce Sobel. “Requiere además mucha creatividad. No puedes simplemente ir a la página 19 en el manual de matemáticas”.

Pero las ventajas pueden ser tremendas, mucho más allá de los buenos resultados en los exámenes y de las aulas ordenadas. “Cuando provees oportunidades para comprometer activamente a los chicos y darles una oportunidad para participar en el activismo comunitario y en proyectos concretos, obtienes estudiantes que están realmente entusiasmados con la educación”, dice Sobel. “No sólo aprenden qué significa ser un buen ciudadano, ellos se convierten en tales”.

Los padres en Jóvenes Exitosos notan la diferencia en las actitudes de sus hijos hacia la escuela y el mundo circundante. Fuera de la sala de grabación de WBUR, la hija de Maggie Lopez, Abriana, justo ha terminado su segmento de radio. “A Abriana le encanta la experiencia práctica en sus clases”, dice Lopez. “Hacen un esfuerzo especial para explicar por qué están aprendiendo lo que están aprendiendo.” Lopez estaba tan impresionada por Jóvenes Exitosos que sacó a Abriana de la escuela privada para llevarla allí.

Crystal Thompson espera a que su hijo Machai tome el micrófono. Ha enviado a sus cuatro hijos a Jóvenes Exitosos. Ella aprecia en especial los esfuerzos de la escuela para ayudar a los padres ocupados a mantenerse comprometidos, tal como tener un día escolar extendido, así como también proveer alimentos y transporte en las presentaciones escolares nocturnas. “Los maestros realmente se preocupan por los estudiantes. Los chicos no son sólo un número”, dice.


Daniel-Fireside.jpgDaniel Fireside escribió este artículo para Una educación para toda la vida, la edición de YES! Magazine del otoño 2009. Daniel es editor de libros en la revista Dollars & Sense (dollarsandsense.org), y previamente ha escrito sobre cuestiones de vivienda en YES!

 

Email Signup
Una educación para toda la vida
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Subscribe

Personal tools