Money, Politics, and Saving Our Democracy Banner

Sections
Home » Issues » Una política exterior justa » Combatiendo el terrorismo con ley y dignidad

Get a FREE Issue. Yes! I want to try YES! Magazine

Nonprofit. Independent. Subscriber-supported. DONATE. How you can support our work.

YES! by Email
Join over 78,000 others already signed up for FREE YES! news.
[SAMPLE]

Town Hall Sidebar

The YES! ChicoBag(R). Full-size tote that fits in your pocket!

 

Combatiendo el terrorismo con ley y dignidad

Luchar contra el terrorismo a través de ataques militares masivos es como verter gasolina sobre un incendio: juega justo a favor de los militantes. He aquí una estrategia probada para acabar con el terrorismo.

Tom Andrews, habla con el congresista Sam Farr durante su programa semanal antibélica. http://www.standupcongress.org
Tom Andrews, habla con el congresista Sam Farr durante su programa semanal antibélica. www.standupcongress.org
Las políticas de la administración Bush de militarismo, unilateralismo, y violación del derecho internacional han puesto en peligro a nuestra nación y al planeta. El número de ataques terroristas en todo el mundo ha aumentado constantemente desde 2003. Hubo más de 14.000 ataques terroristas resultando en casi 20.000 muertes en 2006, según el Departamento de Estado. Eso es un 25 por ciento más de ataques y un 40 por ciento más de muertes que el año anterior.

¿Como sucedió esto? En 2005, Porter Goss, en ese entonces director de la CIA, testificó ante el Comité Selecto del Senado sobre Inteligencia. La página de portada del Washington Post contó la historia de su testimonio: "La guerra ayuda a contratar terroristas, dijo Hill".

La Estimación Nacional de Inteligencia (NIE) llegó a la conclusión de que la guerra en Irak se ha convertido en "una causa célebre" para los jihadistas, llenando las filas con reclutas nuevos constantemente. Al-Qaeda está totalmente reconstituido con su estructura de comando restaurado, dijo el NIE, y está recaudando una considerable cantidad de fondos mientras entrena una nueva generación de terroristas y planea más ataques.

En el corazón de la llamada "guerra contra el terrorismo" está el hecho de no comprender la raíz del terrorismo. El terrorismo no es un enemigo, es una táctica, una mortal y gravemente equivocada táctica, de los radicales que lo ven como el único medio para enfrentar a una gran superpotencia. La "guerra contra el terrorismo" ha jugado directamente a su favor al transformar a estos criminales en guerreros.

Los expertos en contraterrorismo Steve Simon y Dan Benjamin nos aconsejan abordar el reto de la organización Al-Qaeda y los militantes radicales en términos de dos círculos concéntricos: un gran anillo exterior de posibles simpatizantes y un pequeño núcleo interno de militantes muy comprometidos.

El éxito en tratar con el núcleo interno de los radicales depende directamente de lo que la administración Bush ha socavado: la cooperación y coordinación internacionales. El éxito en la búsqueda y captura de operarios de Al-Qaeda ha llegado por la aplicación de leyes internacionales, la captación de inteligencia de fuentes cooperantes locales, y de la coordinación mundial para terminar con el apoyo financiero que fluye hacia los terroristas.

Para el círculo externo de potenciales partidarios, la atención debería centrarse en despellejar el apoyo de la agenda de Bin Laden. Esto requerirá un compromiso con la diplomacia para resolver los conflictos, y una inversión en el desarrollo económico que cree oportunidades para las poblaciones marginadas. También significará poner fin a la ocupación militar de Irak, cerrar la bahía de Guantánamo, y poner fin a la odiosa práctica de la tortura.

Un enfoque unilateral contrario a las leyes internacionales enajena a aquellos del círculo externo a quienes Bin Laden está tratando de reclutar y socava la cooperación internacional que es tan vital para aprehender y detener a los militantes duros en el círculo interior.

La manera de detener el crecimiento del terrorismo internacional es poner fin a la "guerra contra el terrorismo", enterrar la "Doctrina Bush", y restablecer la reputación moral de nuestra nación en el mundo.


Tom Andrews escribió este artículo para Una política exterior justa, la edición de verano de 2008 de YES! Magazine. Tom Andrews es un ex-miembro del Congreso y del Comité de Servicios Armados (D-ME) y actualmente sirve como director nacional de la coalición Win Without War.
www.standupcongress.org.

Traducción por Guillermo Wendorff.

spacer
Imagen de otros articulos sobre el tema: Politica exterior: Mas alla de la super potencia
spacer
Creative Commons License YES! Magazine te invita a usar este artículo de forma gratuita, siguiendo estos pasos fáciles.

Email Signup
Una política exterior justa
Comment on this article

How to add a commentCommenting Policy

comments powered by Disqus


You won’t see any commercial ads in YES!, in print or on this website.
That means, we rely on support from our readers.

||   SUBSCRIBE    ||   GIVE A GIFT   ||   DONATE   ||
Independent. Nonprofit. Subscriber-supported.




Current Issue Footer

Personal tools